Olimpiadas

Se abre paso a batazo limpio

ALFREDO DESPAIGNE (#54) recibe el saludo de sus compañeros de equipo al llegar al banco, tras pegar un cuadrangular en la 
parte baja del sexto episodio del desafío donde Cuba derrotó 7-6 a Canadá, en el béisbol de los Juegos Olímpicos de Pekín.
ALFREDO DESPAIGNE (#54) recibe el saludo de sus compañeros de equipo al llegar al banco, tras pegar un cuadrangular en la parte baja del sexto episodio del desafío donde Cuba derrotó 7-6 a Canadá, en el béisbol de los Juegos Olímpicos de Pekín. AFP / Getty Images

Pedro Luis Lazo es el más conocido y Yuliesky Gurriel el que más atención atrae, pero Alfredo Despaigne podría ser la nueva sensación del béisbol cubano en estos Juegos Olímpicos.

El santiaguero guía la ofensiva cubana en los dos primeros partidos


El santiaguero, que juega con Granma en la Serie Nacional, se ha abierto paso a la escuadra cubana a palo limpio y en el primer choque contra Japón fue el que mejor sonó el madero entre los dirigidos por Antonio Pachecho.

"Tiene mucho talento y eso que le falta para convertirse en un estelar'', afirmó el mánager antillano. "Pero estoy seguro que llegará ahí. En este torneo todos podrán apreciarlo mejor''.

Por lo pronto, Despaigne fue el autor de tres de las cuatro carreras de Cuba ante el pitcheo de Yu Darvish, quien como su rival antillano tiene 23 años de edad y al que se le augura un posible futuro en Grandes Ligas.

Sin miedo alguno por estar en su primera olimpiada, Despaigne disparó dos metrallazos que impresionaron a varios cazatalentos de las Mayores que presenciaron el juego de Cuba contra Japón.

"Su swing es sólido y compacto, y no tiene presión de batear en conteo'', comentó un evaluador de talento para un equipo de la Liga Americana. "Darvish le tiró pitcheos inteligentes, pero él supo conectar bien''.

Despaigne se dio a conocer internacionalmente en el campeonato mundial juvenil del 2004, donde fue el cuarto hombre en la alineación del conjunto antillano con promedio de .263 y ocho anotadas en seis juegos.

Pero su debut en los torneos cubanos no pudo ser mejor durante la temporada 2006-2007 al conectar para .321 con 16 jonrones, 60 anotadas y 66 impulsadas con Granma.

A pesar de su corta estatura -5.9 pies y 172 libras de peso-, Despaigne terminó de quinto mejor jonronero a sólo cuatro del actual jugador de los Medias Blancas de Chicago, Alexei Ramírez.

Además, resultó quinto en total de bases (182), cuarto en impulsadas y quinto en slugging, superando entre otros al propio Gourriel.

"Siempre trato de jugar agresivo, no sé hacerlo de otra forma'', afirmó Despaigne. ‘‘Ahora en los Juegos Olímpicos no siento presión ninguna. Ya estuve en el campeonato mundial pasado y sé lo que es jugar a este nivel''.

En la derrota ante Estados Unidos en la cita del orbe, Despaigne tuvo los mejores momentos de su equipo al impulsar dos de las tres carreras y realizar una gran jugada defensiva al poner out a un hombre en la goma.

Despaigne continuó su progreso en la Serie Nacional 2007-2008 al conectar 58 extra bases, batear para .364 y terminar entre los 10 primeros en casi todos los departamentos ofensivos. No por gusto fue seleccionado para integrar el Todos Estrellas del torneo en los jardines junto a Alexander Bell y Yoandry Urgellés.

Y de continuar bateando así, también podría estar entre los estelares de estos Juegos Olímpicos.

"Voy a continuar trabajando fuerte para mejorar y ayudar a mi equipo'', expresó Despaigne. "Todavía queda mucho por hacer y este torneo se pondrá más fuerte a medida que avance''.

En el segundo partido del equipo cubano, los antillanos sufrieron, pero al final su ofensiva se levantó para derrotar a Canadá 7-6, viniendo desde atrás en el béisbol olímpico.

El abridor cubano Adiel Palma fue castigado con tres cuadrangulares, incluyendo dos del jardinero izquierdo Nick Weglarz y uno de Michael Saunders, pero por segundo partido seguido Alfredo Despaigne fue el salvador al disparar un jonrón de dos carreras que le dio el triunfo a los caribeños.

Despaigne se hizo acompañar por el inicialista Alexander Malleta, quien también la botó y remolcó dos, mientras que el relevista Vicyondry Odelín tiró dos entradas y un tercio de una carrera para apuntarse el triunfo.

La derrota fue para el ex grandesligas Chris Reitsma, con dos carreras permitidas en apenas una entrada.

Los Estados Unidos se desquitaron de la derrota sufrida en la jornada previa al apalear 7-0 a Holanda, en un partido que se terminó antes de concluir los nueve episodios reglamentarios debido a las lluvias que cayeron sobre Beijing desde tempranas horas de la mañana.

Matt LaPorta y Matt Brown aplicaron poder al sacar la bola del parque. El primero remolcó tres vueltas mientras que el segundo se fue para la calle con las bases limpias por Estados Unidos.

El buen pitcheo no faltó para los estadounidenses, con un Stephen Strasburg que llegó a la séptima entrada tirando un partido sin hits. El no-hitter lo rompió Shairon Martis, con el que fue el único indiscutible de Holanda.

La derrota fue para Shairon Martis (0-1) al permitir cinco carreras en cuatro entradas de trabajo.

El partido entre China y Corea del Sur fue suspendido por la lluvia y programado para el 17 de agosto.

En el último choque de la jornada, Japón anotó cuatro carreras en la novena entrada y derrotó 6-1 a Taiwán.

Al cierre de esta edición jugaban Cuba y Estados Unidos, en el tercer desafío de ambas escuadras en el actual torneo olímpico.



Envíe sus cartas y comentarios a:

jebro@elnuevoherald.com



  Comentarios