Olimpiadas

Triunfos con esfuerzo extra

LIONEL MESSI se enfrenta a un enjambre de holandeses. El 
albiceleste fue hombre clave en el triunfo de su escuadra.
LIONEL MESSI se enfrenta a un enjambre de holandeses. El albiceleste fue hombre clave en el triunfo de su escuadra. EFE

Confirmado: para ganar por primera vez el oro olímpico de fútbol, Brasil tendrá que vencer primero a Argentina.

Los clásicos rivales sudamericanos se enfrentarán el martes en las semifinales


El escenario quedó preparado para un duelo de alto voltaje en las semifinales entre los grandes rivales sudamericanos cuando Brasil derrotó 2-0 a Camerún y Argentina despachó 2-1 a Holanda, ayer en reñidos partidos que se definieron en tiempo extra.

"Va a ser un clásico'', pronosticó el técnico argentino Sergio Batista.

Italia, por su parte, quedó afuera al perder 3-2 ante una Bélgica que jugó con un hombre menos desde los 17 minutos.

El rival de los belgas será Nigeria, que superó 2-0 a Costa de Marfil.

Argentinos y brasileños sufrieron más de lo esperado para sortear los cuartos de final.

Los brasileños fueron maniatados por un aguerrido equipo camerunés, que no escatimó pierna, pero definieron el duelo con dos goles en cuatro minutos en el alargue, obra de Rafael Sóbis a los 100' y de Marcelo a los 104'.

Argentina, que quiere repetir el oro que conquistó hace cuatro años en Atenas, le ganó a Holanda en Shanghai con la misma fórmula de su debut ante Costa de Marfil: gol de Lionel Messi y pase de gol del mismo Messi para el tanto de la diferencia sobre el final del encuentro. En este caso, el gol del triunfo lo marcó Angel di María.

Argentinos y brasileños son los únicos equipos que han ganado los cuatro partidos que llevan jugados.

La victoria de Shenyang tuvo un sabor especial para los brasileños, que vengaron su revés de hace ocho años ante Camerún en Sidney.

"Borramos el pasado'', declaró Marcelo, lateral izquierdo del Real Madrid cuyo gol entrando por el medio, como si fuese un delantero de estirpe, liquidó a los cameruneses.

Brasil jugó casi todo el complemento con un hombre de más por la expulsión del delantero Albert Baning por doble tarjeta. Pero recién en el alargue pudo hacer valer su superioridad numérica.

  Comentarios