Olimpiadas

Mala jornada para los boxeadores hispanos en Pekín

Mala jornada para el boxeo latinoamericano en los cuartos de final del torneo olímpico de Pekín 2008 después que perdieron cuatro de los cinco púgiles que subieron al cuadrilátero del Palacio de los Trabajadores para asegurar medalla.

Sólo el cubano Yankiel León, con una gran pelea en la división del peso gallo (54 kilos) lograba la única victoria de la jornada para el boxeo de su país y el de latinoamérica.

Pero su compatriota Idel Torriente, el venezolano Héctor Manzanilla, el mexicano Arturo Reyes y el colombiano Oscar Rivas no podían ver cumplido el sueño de conseguir medalla olímpica.

León, si lo consiguió a los 26 años, después de haber tenido que estar a la sombra del doble campeón olímpico y mundial Guillermo Rigondaux.

Pero el sacrificio de la espera le permitió lograr el triunfo soñado ante el subcampeón olímpico, el tailandés Worapj Petchkoom, al que ganó por puntos (10-2) y aseguró para Cuba la cuarta medalla olímpica.

''Es una gran victoria para mi y logró, el tener la medalla de bronce asegurada, pero ahora quiero cambiarla por la de oro'', declaró León. "Todo me salió bien en el cuadrilátero y me siento muy contento''.

Lo contrario de lo que le iba a suceder a Manzanilla, el púgil venezolano que llegaba a la pelea contra el desconocido Bruno Julie, de Islas Mauricio, como gran favorito, pero un error en la estrategia y la presión de buscar la medalla le costó perder por puntos (13-9) para ser la sorpresa negativa de la jornada.

''El alma quería seguir en los momentos decisivos del cuarto asalto, pero el cuerpo no me daba para más'', declaró Manzanilla. "Si alguien quería ganar la medalla era yo''.

Ahora la última esperanza para el boxeo venezolano, que presentó a seis púgiles en Pekín 2008, para conseguir una medalla es la del peso mediano Alfonso Blanco, que el miércoles se enfrenta al irlandés John Darren Sutherland.

Manzanilla, que concluyó el segundo asalto con la ventaja de 7-6, admitió que el cambio de estrategia de salir en el tercero a atacar y atacar le había perjudicado.

''Todo el mundo sabe que cuando salgo al cuadrilátero me entrego por completo, pero esta vez me faltaron las fuerzas y me siento destrozado'', explicó Manzanilla. "Al final no podía hacer lo que quería''.

Un poco fue la misma historia que le tocó vivir al peso pluma (57 kilos) mexicano Santos, que se encontró en el francés Khedafi Djelkhir a un excelente boxeador y un rival que también quería la victoria y la consiguió.

Además, la pelea iba a ser el final del ciclo aficionado para el Santos, de 22 años, quedo dijo que estaba listo para llegar al profesionalismo en Estados Unidos.

''Mi ciclo como aficionado llegó al final y a partir de ahora el futuro está en el profesionalismo de Estados Unidos, donde tengo ofertas y me iré a considerarlas'', declaró Santos. "Creo que lo he dado todo por mi país y ahora empiezo una nueva etapa''.

La derrota impidió a Santos ser el undécimo púgil en la historia del boxeo olímpico que hubiese conseguido medalla para México, que en Pekín 2008 presentó a tres púgiles.

La última vez que un púgil mexicano la consiguió fue el Atenas 2004 cuando ganó la de bronce el peso ligero (60 kilos) Cristian Bejarano.

Más tiempo ha pasado para el boxeo colombiano, nada menos que 20 años sin conseguir una medalla olímpica, y de momento le tocará esperar hasta mañana, martes, para ver si lo consigue cuando pelee el peso ligero (60 kilos) Darleys Pérez.

Porque el súper pesado ('91 kilos) Oscar Rivas no pudo superar la prueba de fuego del italiano Roberto Cammarelle que lo venció por puntos (9-5).

Rivas no pudo ver cumplido el sueño de asegurarse medalla en el debut olímpico, porque Cammarelle fue superior, pero dijo que estaba listo para seguir.

''Se que tengo que mejorar y corregir cosas, pero soy muy joven y esto no se acaba aquí'', declaro Rivas nada más concluir el combate. "Estuve siempre en la pelea y ante el campeón del mundo trate de darlo todo''

Rivas reconocía que había sido el peor rival que le pudo tocar en los cuartos, pero, a pesar de la derrota, había salido contento con la manera como se comportó en el cuadrilátero.

''Está claro que él es un gran campeón, muy difícil de superar, pero tuve mis posibilidades y tal vez si hubiese metido mejor la mano derecho el resultado habría cambiado'', valoró Rivas. "Ahora tengo que pensar positivo y seguir adelante, con mejor preparación''.

La misma reflexión que tendrá que hacerse la joven promesa del boxeo cubano Idel Torriente, que no pudo superar al veterano Azerbaiyano Shahin Imranov y perdió a los puntos (16-13) para dejar a su país con la primera derrota en los cuartos de final después de haberse asegurado cuatro medallas.

El joven Torriente, de 21 años, no pudo superar el boxeo poco ortodoxo de su rival, que se dedicó a ir a la contra y a agarrarse para no dejarle que le superase con la mejor técnica.

A pesar de la derrota de Torriente, Cuba todavía tiene a otros cuatro púgiles que aspiran a luchar por medalla para ser el equipo con más púgiles clasificados después de haber perdido a dos de los 10 que llegaron a Pekín.

Tampoco fue buena la jornada para el boxeo chino que por primera vez en lo que va de torneo perdieron a dos púgiles en la misma jornada con las derrotas del peso pluma (57 kilos) Yang Li frente al ucraniano Vasyl Lomachenko y el súper pesado ('91 kilos) Zhilei Zhang ante el kazako Ruslan Myrsatayev.E

  Comentarios