Olimpiadas

La pelota cubana sufre su primer fracaso en Pekín

Pedro Luis Lazo al finalizar el choque.
Pedro Luis Lazo al finalizar el choque.

Parece que la misión de Corea del Sur es sonar la señal de alarma roja cada vez que juega con Cuba.

La escuadra cubana perdió su invicto 7-4 ante un seleccionado surcoreano que jugó un gran partido y le reveló al mánager antillano, Antonio Pacheco, los problemas que debe remediar antes de que inicie la etapa semifinal.

"Lo que menos me gustó fue el exceso de confianza de mis peloteros'', afirmó Pacheco. "Especialmente cuando tomamos ventaja de 3-0. A partir de ahí dejamos de jugar con agresividad. Eso no puede suceder en lo adelante''.

Precisamente, Corea había vencido a Cuba por paliza en un último choque de preparación en La Habana antes de viajar a Pekín y eso provocó una avalancha de cuestionamientos -el propio Fidel Castro pidió un voto de confianza- y cambios en el conjunto.

La diferencia es que este juego sí cuenta, aunque Cuba ya está clasificada a las semifinales del sábado y sólo espera por el fin de la primera ronda para definir su rival.

"Ellos estuvieron muy bien en el terreno'', expresó Pachecho. "Se aprovecharon de nuestros errores y no pudimos ligar como estamos acostumbrados''.

Cuba abrió el marcador en el segundo capítulo con doble de Ariel Pestano que remolcó dos anotaciones antes de que Giorbis Duvergel redondeara el ataque con un sencilo impulsor ante los envíos de Seungjun Song.

Pero el derecho asiático se compuso en el montículo y maniató a la batería cubana durante 4.1 entradas más y fue sucedido por un trío de relevistas que apenas admitió una carrera más, una remolcada de Frederich Cepeda en el octavo.

Siguiendo una estrategia del cuerpo técnico, Pacheco utilizó a Norge Luis Vera sólo dos entradas para mantenerlo caliente y luego le dio la bola a Vicyohandry Odelín, quien no pudo mantener la ventaja de tres carreras.

Odelín llenó las bases con hit y dos boletos en la cuarta entrada, y luego soportó dos sencillos que igularon las acciones.

Pecheco no esperó más y trajo al relevista Norberto González, quien cometió un error en tiro a primera que abrió las puertas para dos anotaciones más de los surcoreanos.

"No me arrepiento de haber sacado a Norge, porque ese era el plan, dos entradas y punto'', afirmó Pacheco. "Hoy [ayer] Corea jugó mejor que nosotros. Tenemos que sacar esperiencia y mirar adelante''.

Ni siquiera Pedro Luis Lazo estuvo tan hermético como en sus primeras salidas y permitió la última rayita de Corea en el séptimo.

A los cubanos no les preocupa tanto esta derrota, como la falta de concentración y la defensa. "El error [de González] nos costó el juego'', reconoció el antesalista Michel Enríquez. "O por lo menos, si no se hubiera dado el partido hubiera sido mucho más cerrado''.

A Cuba le resta un partido de puro trámite ante China y ya mira hacia las semifinales.

"No tenemos preferencia para las semifinales. Vamos a salir a jugar duro y hacer nuestro trabajo'', agregó Pacheco. "No estamos nerviosos por esta derrota. Ni le tenemos miedo a nadie''.



Envíe sus cartas y comentarios a:

jebro@elnuevoherald.com



  Comentarios