Olimpiadas

Boxeo cubano asegura su sexto bronce

EL CUBANO Yordenis Ugas ganó al rumano 
Georgian Popescu, y avanzó a semifinales.
EL CUBANO Yordenis Ugas ganó al rumano Georgian Popescu, y avanzó a semifinales. AFP / Getty Images

Después de que Yordenis Ugás asegurara para Cuba la sexta medalla de bronce, el entrenador principal del equipo antillano no cabía dentro de su ropa y parecía que el mismo habí ganado un título olímpico.

Tras llegar aquí con una interrogante enorme, la escuadra de la mayor de las antillas ya ha asegurado el mayor número de metales bronceados y todavía le quedan dos oportunidades más de colocar hombres en semifinales.

"Estos muchachos han estado a la altura de lo que esperábamos'', afirmó Roque. "A veces es difícil que en Cuba entiendan lo difícil que es armar una selección con tantos desertores en un solo año''.

El técnico se refería sin duda a los casos de Odlanier Solís, Yuriorkis Gamboa, Yan Barthelemy y Erislandy Lara, quienes abandonaron la escuadra cubana y optaron por el boxeo profesional.

Los tres primeros subieron a lo más alto del podio en Atenas 2004 y aquí eran considerados seguros medallistas, mientras que Lara se había coronado en el último mundial al que la isla asistió.

Por otra parte, estaba el caso de Guillermo Rigondeaux, quien tras un intento de fuga -todavía no aclarado del todo- en los Juegos Panamericanos de Río de Janeiro ha sido condenado al ostracismo al negársele una oportunidad de venir a Pekín.

"Sin temor a equivocarme, puedo decir que estamos a un nivel superior a los demás'', agregó Roque, quien tiene muchas esperanzas esta noche con Andris Laffita (51) y Emilio Correa (75). "Estamos logrando lo que queríamos y mucho más''.

En el cartel de anoche, Ugás derrotó 11-7 al rumano Georgian Popescu en la categoría de los ligeros, asegurando la sexta medalla de bronce para su país. Poco antes, su compatriota Yampier Hernández venció 21-6 al brasileño Paulo Carvalho.

Ugás disputará el paso a la final con el francés Daouda Sow, que este martes se deshizo del chino Qing Hu por 9-6 y podría verse en el combate decisivo con el favorito ruso Alexey Tishchenko, titular de Atenas.

"Pienso que se puede dar una final con Tishchenko'', expresó Ugás, quien enfrentó resistencia del rumano. "Si es así, voy a dar una buena pelea. Voy a dejarlo todo encima del ring''.

Hernández, por el contrario, superó al brasileño de principio a fin y enfrentará en la semifinal al mongol Serdamita Purevdorj, un rival desconocido para él.

"Después del primer asalto apliqué la orientación de mi entrenador que era pelear en la media distancia para usar el contragolpe y lo logré sin problemas'', explicó Hernández.

Y ese entrenador no cabe de felicidad dentro de la ropa.

"Con seis bronces asegurados y dos más posibles, tengo que dales las gracias no sólo a los técnicos del equipo nacional, sino a todos aquellos que guiaron a estos jóvenes desde que eran niños''.

* Dzhakhon Kurbanov no tiene el talento de Myke Tyson, pero muerde como él.

El boxeador de Tajikistán fue descalificado de los Juegos Olímpicos por morder al kasajo Yerkebulan Shynaliye, lo que provocó una repulsa general del público, pero sobre todo en Evander Holyfield.

Invitado a presenciar el torneo de pugilismo, el legendario pesado no salía de su asombro, pues nunca imaginó que volvería a vivir una historia similar a la de su enfrentamiento con Tyson el 28 de junio de 1997.

Todo fue igual.

Shynaliyev iba ganando cómodamente 12-6 y frustraba a su contrincante con su superioridad cuando sintió la punzada de los dientes del kazajo a 17 segundos para el final del tercer asalto.

Ofuscado, el crucero ruso le mostró al árbitro la marca clara de la mordida en su hombro y la sangre que manaba. La descalificación no se hizo esperar.

Holyfield no podía creer esta historia repetida, pero con un tono menos dramático.



Envíe sus cartas y comentarios a:

jebro@elnuevoherald.com



  Comentarios