Olimpiadas

En básquetbol la albiceleste a la boca del lobo

EL ARGENTINO Manu Ginóbili (der.) confía en el triunfo de su 
quinteto ante Grecia, aunque reconoce que no será fácil.
EL ARGENTINO Manu Ginóbili (der.) confía en el triunfo de su quinteto ante Grecia, aunque reconoce que no será fácil. EFE

Si los planes de Argentina se cumplen en estos Juegos Olímpicos, el equipo de básquetbol va directo a la boca del lobo: un enfrentamiento en semifinales con el conjunto de Estados Unidos.

Pero para llegar a ese punto deben superar antes una prueba que no es ni de lejos de segunda categoría, cuando se midan hoy al peligroso conjunto de Grecia, subcampeón mundial.

"Los griegos son un equipo de cuidado'', advirtió Fabricio Oberto. "Digo que podemos ganar si hacemos nuestro juego, pero ellos saben defender y atraparte en su trampa. Se hacen difíciles.

Grecia siempre se ha mantenido entre los primeros equipos del orbe y en pasado mundial estuvieron a punto de dar la sorpresa, primero al derrotar a Estados Unidos, y luego sostuvieron un duelo fortísimo por el oro con España.

Guiados de la mano de su armador, Vassilis Spanoulis -un hombre que tuvo una breve estancia con los Rockets de Houston-, los griegos han dejado una grata impresión y se aprestan a dejarlo todo en la cancha contra argentina.

"Podemos ganarles a los argentinos'', manifestó Spanoulis, que ha sido uno de los mejores en el torneo. "Nuestro equipo sabe crecerse en los momentos importantes. Hemos venido de menos a más''.

Esa, precisamente, es la misma historia de los albicelestes, que cayeron en el inicio del certamen contra Lituania y luego arrasaron con el resto de sus rivales en la ronda clasificatoria.

Sin duda, el conjunto que Grecia verá esta vez, no es aquel que lució desorganizado y fuera de concentración, sino la maquinaria dispuesta a defender como sea posible su título de campeón olímpico.

"Conozco el plantel y sé lo que pueden dar'', indicó Manu Ginóbili, sobre los griegos que cayeron ante España y EEUU en la ronda inicial. "Por eso digo que podemos seguir adelante. Ahora, no podemos confiarnos, porque ellos saben ayudarse unos a otros y querrán vengarse de la derrota que les inflingimos en los Juegos de Atenas. Van a estar motivados''.

Un triunfo de Argentina frente a Grecia sería, utilizando una vieja frase, como salir de Guatemala y entrar en Guatepeor, porque LeBron James y compañía no deben sufrir mucho o nada para dejar en el camino a Australia.

Los estadounidenses no han sido amenazados en ningún momento y se acercan a su meta de regresasr a su país con el oro.

Ni siquiera España, que va contra Croacia, y luego ante el vencedor entre China y Lituania, ha representado un obstáculo para el llamado Redeem Team (El equipo de la Redención).

"Nos hemos estado preparando para estos tres partidos para no dejar nada a la suerte'', indicó el escolta del Heat de Miami, Dwayne Wade. "Tres triunfos más y nos colgaremos el oro al cuello.



Envíe sus cartas y comentarios a:

jebro@elnuevoherald.com



  Comentarios