Olimpiadas

Nadadora sin pierna genera olas de simpatía

La nadadora Du Toit al final su prueba de 10 Km.
La nadadora Du Toit al final su prueba de 10 Km.

Natalie du Toit no espera ni quiere lástima de nadie, porque en el agua se siente igual a cualquiera, aunque sea la única atleta en competir en unos Juegos Olímpicos sin una pierna.

Es la única atleta olímpica en competir sin una pierna


Exhausta, cuando terminó de nadar los 10 kilómetros de la maratón acuática, la sudáfricana lo único que pidió fue que le alcanzaran su pierna artificial para levantarse.

Nada más.

A pesar de terminar en la 16ta posición, Du Toit ha generado olas de simpatía en Pekín y una vez terminada la prueba, la prensa apenas quería saber de la ganadora, la rusa Larisa Ilchenko.

"Creo que merece una medalla aparte sólo por su esfuerzo'', comentó Ilchenko. "Se necesita mucha fuerza de voluntad para competir en este evento. Quiero felicitarla por ser tan fuerte y valiente''.

Muy bien, pero Du Toit no necesita de esos elogios y sólo se lamenta de no haber hecho un esfuerzo superior para alcanzar a la rusa.

Después de todo, el tiempo de diferencia entre ambas fue de un minuto y 22 segundos y la sudáfricana, que marcó dos horas y 49.9 segundos, nadó fuerte como para superar a otros nueve competidoras.

Y no quedó conforme con su resultado, porque desde que perdiera su pierna izquierda en un accidente de motocicleta a los 17 años, comprendió que cada instante se debe vivir como si el mañana no existiera.

"Estoy algo molesta conmigo misma, porque quería terminar entre las primeras cinco'', dijo la sudáfricana. "Pero no niego que estar aquí es un sueño hecho realidad y lo di todo. Ahora soy feliz de que haya terminado''.

La maratón acuática -en corriente abierta- debutó por primera vez en Pekín y es tan dura que muchos se refieren a la prueba como "la lucha en el agua'' por la energía que consume y la tenacidad que requiere.

Pero Du Toit no le teme a nada y esta parece una modalidad a su medida. Su preocupación es que alguien le cuide la pierna artificial hasta que todo haya concluido.

¿A qué le va a temer?

Du Toit era una de las esperanzas de Sudáfrica en la natación para los Juegos de Sidney 2004, pero tres años antes de esa cita fue impactada por un auto mientras viajaba en su motocicleta.

La pierna no tenía remedio, y luego de una semana de tratamientos, se determinó que la amputación era el menor de los males.

Todos pensaron que la vida deportiva de Du Toit había llegado a su fin, pero la muchacha de Ciudad del Cabo lo primero que hizo fue volver a la piscina y recomenzar de cero.

"Jamás pienso que me falta una pierna y si quiero seguir compitiendo y clasificando en esta clase de eventos debo hacerlo con los otros deportistas'', afirmó Du Toit. "No se trata de ser una deshabilitada, sino de pensar que soy igual al resto''.

Después de Pekín, sin embargo, ya nada es igual y todo el mundo ha sabido su historia desde que fuera escogida para llevar la bandera de su país en la ceremonia de inauguración en el estadio Nido del Pájaro.

A ella no se le escapa el impacto que puede hacer en la vida de otros. Por eso, además de la natación, la atleta se ha convertido en una experta en discursos motivacionales y su participación en estos Juegos le servirán de impulso para llegar a muchas más personas.

"Quiero que todos, estén deshabilitados o no, sepan que las cosas negativas suceden y, a veces, son inevitables'', agregó la nadadora. "Pero que la esperanza siempre se encuentra. Lo más importante es usar esos hechos negativos como puertas para alcanzar nuevas metas''.



Envíe sus cartas y comentarios a:

jebro@elnuevoherald.com



Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios