Otros Deportes

Del Potro levanta la bandera de la esperanza latinoamericana en Miami

Argentina se mantuvo viva en Key Biscayne.

Juan Martín del Potro se colocó en los cuartos de final del Abierto Sony Ericsson y celebró de la mejor forma que creyó: se colocó como una capa una bandera del equipo de fútbol de sus amores, Boca Juniors.

Y a sus fanáticos no le gustó para nada el gesto.

"La próxima vez me pondré la de Argentina'', dijo con una sonrisa Del Potro, quien despachó con bastante facilidad al español David Ferrer 6-3, 6-1.

Sin embargo, la próxima vez pudiera no tener muchas oportunidades para celebrar.

El argentino, que mantuvo encendida la llama de la esperanza latinoamericana en el Crandon Park, le tocará ahora enfrentar al ganador del partido que disputaban anoche el español Rafael Nadal contra el suizo Stanislas Wawrinka.

"Contra Rafa voy a tener que jugar mejor y tratar de no cometer los errores que en otros juegos se hacen'', apuntó Del Potro, sexto sembrado del torneo y quien jamás en cuatro enfrentamientos ha podido doblegar al zurdo de Mallorca.

Si bien Del Potro admitió estar consciente de lo complicado que sería su próximo encuentro, el argentino también manifestó estar contento con el nivel que ha mostrado en Key Biscayne, en el que se incluye el fácil triunfo sobre Ferrer, duodécimo sembrado y quien ya en dos ocasiones se ha colado en las semifinales en Miami.

El argentino se encimó sobre Ferrer en los primeros intercambios y le quebró el servicio en el primer punto en disputa, estableciendo el tono de lo que vendría a continuación en el grandstand.

Ya con la pelota en la mano, Del Potro utilizó un servicio potente y mejor ubicado, además de combinar un muy dañino forehand --que atravesaba la cancha de afuera hacia adentro-- con una variedad de drop shots para aniquilar a Ferrer, quien para completar su negativa faena tampoco fue muy afortunado a la hora de mantener su servicio.

"Le pegué muy bien con la derecha y también varié bastante mis disparos'', admitió Del Potro, quien venció por segunda ocasión consecutiva a Ferrer.

Para el segundo set, Del Potro no contó con el mismo servicio, pero su juego fue lo suficientemente efectivo ante el desconcertado Ferrer para apuntarse la victoria.

Ahora Del Potro aprovechará la jornada de hoy para descansar y así prepararse para el duelo de mañana ante un posible rival al que incluso ganarle un set pudiera significar una conquista para cualquiera.

Pero no para Del Potro.

"Ganarle un set no me asegura una buena satisfacción con Nadal. Lo más importante es hacer lo tuyo y que no me pasen por encima como sucedió con Federer en Australia (El suizo ganó 6-3, 6-0, 6-0)'', enfatizó.

Y si le gana a Nadal, esta vez los aficionados le pudieran permitir usar otra vez la bandera de Boca.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios