Otros Deportes

Una maravilla de 17 años en el Abierto de EEUU

Melanie Oudin, de Estados Unidos, celebra su victoria sobre Nadia Petrova, de Rusia en la octava jornada del U.S. Open, en el USTA Billie Jean King National Tennis Center, el 7 de septiembre del 2009 en el vecindario de Flushing, en Queens, Nueva York.
Melanie Oudin, de Estados Unidos, celebra su victoria sobre Nadia Petrova, de Rusia en la octava jornada del U.S. Open, en el USTA Billie Jean King National Tennis Center, el 7 de septiembre del 2009 en el vecindario de Flushing, en Queens, Nueva York. Getty Images

Melanie Oudin se sabe de memoria lo que debe hacer cada vez que sale a jugar en el Abierto de Estados Unidos.

Pierde el primer set ante un jugadora rusa, seguido por una reacción y al final victoria. Por tercer partido consecutivo, la chica estadounidense de 17 años vino de atrás al sorprender el lunes 1-6, 7-6 (2), 6-3 a Nadia Petrova, la 13ra preclasificada.

Quien no da el más mínimo resquicio de una sorpresa es Roger Federer, quien estiró a 38 su racha de victorias en el torneo tras deshacerse 7-5, 6-2, 6-2 del español Tommy Robredo.

Robredo sólo pudo dar combate en el primer set en el que logró mantenerse 5-5 tras levantar un par de juegos en los que debió levantar situaciones de quiebre.

Pero Federer, en busca de su sexto título seguido en Flushing Meadows, dominó 14 de los últimos games para liquidar el partido en menos de dos horas.

Su próximo rival será el sueco Robin Soderling, a quien en junio venció en la final del Abierto de Francia para completar la colección de títulos de Grand Slam.

Pero la sensación del torneo es Oudin, con sus coloridas zapatillas en las que lleva puesta la frase "Believe'', o "se puede''.

Número 70 del mundo, Oudin perdió el primer set en apenas 31 minutos y estuvo a un punto de verse abajo 5-3 en el segundo.

Con una estupenda reacción, acertando varias pelotas que cayeron en las rayas, forzó un desempate que dominó con facilidad. El tercer set ya fue un trámite, aprovechando 22 errores no forzados de una Petrova que se había desinflado.

Parece que eliminar a una preclasificada rusa se ha convertido en su especialidad, después de dejar fuera a Elena Dementieva (4) y Maria Sharapova (29). Y en cada uno de esos partidos tuvo que remontar tras perder el set inicial.

¿Quieres seguir jugando con otra rusa?

"La verdad que no me importa quien me toque ... será un partido durusímo sea quien sea'', replicó.

Oudin es la número 70 del mundo y ya había dado un aviso de su potencial cuando en el pasado Wimbledon eliminó a Jelena Jankovic.

Su destape es una bocanada de aire fresco para el tenis femenino estadounidense que durante los últimos años ha tenido a las hermanas Serena y Venus Williams como solitarias estandartes.

"Estoy feliz de estar en mi primer partido de cuartos de final en un Grand Slam'', dijo Oudin, poniendo particular énfasis al gritar "primer''.

El partido hizo vibrar la cancha Arthur Ashe, la principal del torneo, luego que en el primer partido de la jornada la argentina Gisela Dulko fuese barrida con un fulminante 6-0, 6-0 por la ucraniana Kateryna Bondarenko.

"Fue un día negro para mí'', dijo Dulko, quien había quedado en un sector de la llave femenina en la que ninguna de las preclasificadas logró superar la primera semana. ‘‘Nunca pude entrar en el partido, nunca pude soltarme''.

"Es un lástima que te pasen estas cosas en unos octavos de final y en una cancha central'', añadió.

Fue el segundo doble 6-0 que se produce en el torneo femenino, ya que la italiana Flavia Panetta le propinó ese resultado a la india Sania Mirza en la segunda ronda.

En la rama masculina, Soderling (12) avanzó por primera vez a los cuartos de final en este Slam cuando su rival ruso Nikolay Davydenko abandonó por una lesión en la pierna en el inicio del cuarto set.

Soderling, el verdugo de Rafael Nadal en los octavos de final de Roland Garros, iba en ventaja 7-5, 3-6, 6-2 cuando se produjo el abandono de Davydenko (8).

Más tarde, el serbio Novak Djokovic y el español Fernando Verdasco también buscaban boletos a la ronda de los ocho mejores.

  Comentarios