Otros Deportes

Arranca bien la armada latina

DAVID NALBANDIAN parece haber dejado atrás sus problemas físicos y venció fácil a Lukasz Kubot.
DAVID NALBANDIAN parece haber dejado atrás sus problemas físicos y venció fácil a Lukasz Kubot. El Nuevo Herald

La víspera de la invasión latina en Key Biscayne fue de buenos presagios para los tenistas de la región.

David Nalbandian y Eduardo Schwank apenas sudaron sus camisetas el miércoles para avanzar a la segunda ronda del Abierto Sony Ericsson que se lleva a cabo en el complejo de canchas del Crandon Park en Key Biscayne.

Ambos argentinos fueron los únicos latinos en acción, horas antes de una jornada en la que participarán 11 raquetas sudamericanas en el tercer día de la competencia.

Nalbandian estuvo en la cancha poco más de una hora para batir 6-3, 6-2 a un desconcertado Lukasz Kubot, un polaco que llegó a los octavos de final del pasado Abierto Australiano en donde perdió ante el serbio Novak Djokovic.

"Quedé muy contento, sobre todo porque terminé rápido el partido y quedé sin molestias y entero'', apuntó el cordobés, alejado de los puestos de honor del ránking principalmente por sus problemas físicos.

Nalbandian abrumó a Kubot especialmente con su potente servicio y le rompió el saque en dos ocasiones en el primer set para capturar la primera manga en media hora, en la que logró 11 disparos ganadores contra apenas cuatro de su oponente.

Nalbandian, quien llegó a apuntarse cinco tantos consecutivos, mantuvo la tónica en el segundo set y terminó imponiéndose con un juego potente y sobre todo limpio.

El veterano, sin embargo, no quedó completamente satisfecho con su rendimiento.

"No saqué bien especialmente en el segundo set, y esos son los errores que en un nivel más alto los pagaría caro. Pero sé que igual es cuestión de detalles que aún debo afinar después de tanto tiempo sin jugar'', enfatizó el sudamericano.

La próxima tarea del argentino, que llegó a estar en el tercer puesto del ránking en el 2006, es contra el serbio Viktor Troicki, 30er. sembrado y quien precisamente lo dejó a un lado en la pasada edición del Sony Ericsson.

"Va a ser duro y especialmente tengo que ser más regular en mi saque'', consideró.

Pero si Nalbandian se impuso sin apuros, para Schwank el triunfo llegó aún con más facilidad.

El argentino, que juega por segunda vez en Miami, confesó que nunca entró en ritmo, pero no le hizo falta porque su rival, el francés Marc Gicquel se retiró por molestia en la pierna derecha luego de ir abajo 4-3 en el primer set.

Schwank, un especialista en arcilla, ahora le tocará enfrentar ahora al español Nicolás Almagro, 38 en el ránking, y a quien venció en la última ocasión en la que rivalizaron en Francia en el 2008, en un torneo en cancha dura.

Su encuentro ante Almagro será por una carambola, ya que el ibérico ocupó el lugar del francés Gael Monfils, quien se retiró por una lesión en la muñeca izquierda.

"Cualquiera de ellos es duro'', dijo Schwank a un reducido grupo de medios de su país. La ATP no facilitó el acceso de El Nuevo Herald al argentino.

  Comentarios