Otros Deportes

Venus Williams busca renacer en Key Biscayne

Venus Williams no se asoma por una final en Miami desde el 2001. De la forma que está jugando la sequía pudiera terminar este próximo sábado.

La estadounidense, que ganó por última vez acá justo ese año, le pasó por encima a la polaca Agnieska Radwanska 6-3, 6-1 para llegar por séptima ocasión en su carrera a la semifinal del Abierto Sony Ericsson de Key Biscayne.

Su triunfo, combinado con el de Andy Roddick y la derrota de Mardy Fish, dejó a sólo dos representantes estadounidenses con opción en el torneo que reparte $9 millones en premios.

Williams, que un día antes estuvo contra la pared ante la eslovaca Daniela Hantuchova, borró a la sexta sembrada del torneo de una forma que la catapultó como una de las máximas opciones a la corona.

"No percibo esto como si yo fuese la jugadora a ganar. Cuando estoy en la cancha me concentro en el partido y hago lo que necesito para ganarlo'', apuntó la jugadora más veterana de las que restan con vida en la lid femenina.

Sin tener que enfrentarse a uno de los integrantes del terror belga, conformado por Justine Henin y Kim Clijsters, y con su hermana ausente, Venus tiene la ruta pavimentada hacia la final del sábado y cuidado si no hacia la conquista de su cuarto título en Miami.

La confianza está de su lado, más aún luego de haberse ceñido la corona en los dos últimos torneos en los que participó Dubai y Acapulco, y después de haber superado la prueba que le puso Hantuchova que estuvo a punto de descarrilarla.

"Tengo mucha confianza en mí misma. Me gusta pensar que a medida que avanza el torneo mi mejor desempeño va a apareciendo, así que tengo deseos de mostrar mi mejor tenis", advirtió Williams, quien sumó 24 golpes de winners contra apenas cinco de la polaca.

Roddick la tuvo un poco más difícil, especialmente en el primer set, cuando enfrentó prácticamente a un espejo.

El alemán Benjamin Becker, quien pasó a la historia como el hombre que le propinó una derrota al legendario Andre Agassi en el último juego de su ilustre trayectoria, planteó la misma estrategia del texano, con un gran servicio y potentes golpes de forehand.

Al final Becker no pudo mantener el ritmo y terminó cayendo 7-6 (4), 6-3 permitiéndole a Roddick colocarse en los cuartos de final en donde le tocará el español Nicolás Almagro.

"Salió de forma muy agresiva y listo para golpear la primera pelota. Quizás yo entré pensando en hilvanar rallies más largos", explicó Roddick, quien le dio un toque final al encuentro con su marca de fábrica, un ace.

La única mácula estadounidense provino de parte de Fish, el verdugo del monarca anterior, Andy Murray.

Fish debió retirarse después de sufrir una caída en la que se golpeó el nervio ciático. El juego estaba 6-1, 1-0 a favor del ruso Mikhail Youznhy.

"Fue un dolor terrible. Ni siquiera podía respirar", se lamentó Fish, quien ante la escasa ausencia estadounidense en las instancias decisivas admitió que plegará su lealtad hacia Roddick. "Siempre lo estoy apoyando. Jugó bien en Indian Wells, y ahí creo que fácilmente el juego pudo haberse ido a su favor".

  Comentarios