Otros Deportes

Kim Clijsters es la reina del torneo de Miami

Kim Clijsters levanta la copa de campeona.
Kim Clijsters levanta la copa de campeona.

La elección de la reina terminó siendo más fácil de lo previsto.

Kim Clijsters le propinó una verdadera paliza a la favorita Venus Williams 6-2, 6-1 para ganar por segunda vez en su carrera el Abierto Sony Ericsson que se juega en el complejo del Crandon Park en Key Biscayne.

"Sentí que desde el primer momento estaba preparada y estaba viendo la pelota muy bien", sostuvo Clijsters, quien gracias a su triunfo se elevará al décimo puesto del ránking de la WTA, su lugar más alto desde que regresó al circuito.

La belga, que se llevó el trofeo a casa por primera vez en el 2005, no tuvo ningún sobresalto ante la estadounidense que guardó su peor tenis para el momento decisivo de un torneo que ha consquistado tres veces, pero ninguna desde el 2001.

"Si cometes muchos errores, el juego se pierde rápido. Creo que ella terminó con ocho winners, así que no es que ella jugó de forma muy sólida. Desafortunadamente, hoy fui mi peor enemiga", dijo Williams, quien apenas le duró 58 minutos a Clijsters.

Venus llegó sin nada al caluroso mediodía de Miami.

Su servicio no hizo diferencias, sus golpes no tuvieron ningún veneno, y lo peor aún, incurrió en demasiados errores -30 no forzados- y terminó desesperándose ante una impávida Clijsters, quien jugó sin apostar mucho, pero que exhibió un tenis sin máculas y, sobre todo, con concentración y confianza.

Clijsters domó a la bestia más temida del juego de Venus, su servicio, y terminó rompiéndole el saque hasta cinco veces a lo largo del desafío.

"No creo que haya tenido muchos problemas con mi servicio, sino más bien con mis golpes. Aunque si fallé algunos saques en el segundo set, y eso no contribuyó a mi juego", dijo Venus, quien presentó un discreto 57 por ciento de puntos ganados en su primer servicio.

El dominio de Clijsters fue tan exagerado, que la belga llegó a ganar 17 games consecutivos en un pasaje del desafío durante el segundo set. De esta forma se produjo uno de los resultados más desiguales en la historia de las finales del Sony Ericsson.

Los tres puntos que le permitió la europea a la estadounidense representan la segunda cantidad más baja para una finalista en Key Biscayne, en un empate con Monica Seles en 1997, Judith Weisner en 1990 y Chris Evert en 1987. La peor exhibición la hizo Elena Dementieva en el 2004 cuando apenas le pudo marcar dos veces a Serena Williams.

Pese a la exhibición dispar, Clijsters guardó palabras de respeto y elogio para su contraparte.

"Venus es una gran competidora, una gran atleta, y una de las mejores tenistas de la historia", aseveró. "Supe que debía salir con todo y jugar bien".

Mejor no lo pudo hacer.

  Comentarios