Otros Deportes

Andy Roddick y Tomas Berdych prometen un gran duelo

Ráfagas de saque de más de 130 millas por hora.

Inundación de forehands potentes.

El pronóstico para este domingo en el estadio principal del Crandon Park dice que la final del Abierto Sony Ericsson será jugada a toda velocidad, con furiosos ataques de lado y lado y donde no habrá espacio para la defensa ni golpes elegantes.

Lo que se espera de Andy Roddick y Tomas Berdych es un combate de mandarriazos entre dos pesos pesados.

Esa fue la fórmula que empleó el estadounidense para deshacerse del siempre peligroso Rafael Nadal en la semifinal. Esa también ha sido la receta del éxito para un sorpresivo Berdych, cuya semana le dejó el triunfo más inolvidable de su carrera, al desbancar a Roger Federer.

"Por supuesto que será un juego de fuerza", dijo Berdych con respecto a su duelo de este domingo a la 1 ante Roddick. "Es un tipo que sirve con mucha fortaleza y que es sólido en la línea de fondo".

Roddick describió a Berdych junto con el rival que venció el checo en semifinales Robin Soderling como jugadores de ataque y fuerza. "Ambos son tipos que le pegan muy duro a la pelota, y que no están interesados en que haya muchos rallies", comentó el texano durante la conferencia de prensa del viernes en la tarde cuando aún no se conocía al rival que enfrentaría el domingo.

Berdych acarrea un buen momento tenístico que se inició en Indian Wells, en donde se llevó

tres victoria, y aunque perdió con Nadal en cuartos de final, fue un juego bastante apretado y que incluyó un tie break.

Pero nadie está jugando mejor en estos momentos en el circuito que Roddick. Y sobre todo, nadie está sacando como él.

El servicio de Roddick siempre fue un dolor de cabeza para sus rivales, pero recientemente se ha transformado en una pesadilla mucho mayor. En sus últimos seis encuentros, incluyendo la final en Indian Wells ante Ivan Ljubicic ha mantenido su saque 62 de las 64 veces que lo ha empleado.

Ese servicio también le ha permitido a Roddick comandar la serie particular entre ambos 5-2, aunque la última vez en la que ambos tuvieron la misma cita frente a la malla, en febrero pasado en California, el partido se decidió por apenas centímetros a favor del estadounidense 7-6 (5), 7-6 (5).

Para Berdych aquel choque en San José pudiera ser un presagio de lo que suceda este domingo.

"Los juegos que hemos tenido en el pasado han sido muy parejos, especialmente el último en San José. Sólo perdí dos puntos en cada set y los dos tie breaks. Así que creo que será un escenario similar este domingo. Pero nunca se sabe. Esta es una final de un torneo importante, así que veremos qué sucede", aseveró.

  Comentarios