Otros Deportes

Todos quieren una final Nadal-Federer

LA CAMPEONA defensora del Abierto de EEUU, Kim Clijsters, estuvo de visita en el Citi Field Stadium.
LA CAMPEONA defensora del Abierto de EEUU, Kim Clijsters, estuvo de visita en el Citi Field Stadium. Associated Press

Hay rivalidades que nunca aburren. La de Rafael Nadal y Roger Federer en el tenis cae bajo esa categoría. Los dos han jugado en todas partes, en 21 ocasiones, en cada Grand Slam, salvo uno: el Abierto de Estados Unidos.

Esto quizás puede hacerse realidad en la final del torneo que arranca el lunes, algo que hasta hace unos cuantos meses parecía medio antojadizo.

Con el permiso de Novak Djokovic y Andy Murray, Nadal y Federer son los dos grandes favoritos. Y Juan Martín Del Potro, el último campeón, no podrá defender el título luego que no logró recuperarse de una operación en la muñeca derecha.

Después de ganar en enero el Abierto de Australia, Federer se despidió en los cuartos de final del Abierto de Francia y Wimbledon. Una racha de 23 semifinales consecutivas en los Slams quedó guardada en los archivos. Descendió al tercer lugar del ranking mundial, el puesto más bajo del suizo desde noviembre de 2003.

Casado y padre de un par de mellizas, la motivación de Federer estaba en duda.

Pero el título que consiguió la semana pasada en el Masters de Cincinnati, su primero desde Australia, despertó la ilusión de que Federer y Nadal podrán hacer realidad un duelo por la corona de Flushing Meadows.

La rivalidad persiste, aunque como tal no tiene nada de belicosa. Ambos aparecen en un video viral riéndose sin reparo durante cinco minutos durante la grabación de un anuncio para promover un partido benéfico que Federer prepara a fin de año en Suiza. Y ambos estuvieron juntos esta semana como parte de una exhibición en Nueva York.

El último cruce de ambos en una final de un Slam se remonta a la de Australia en enero de 2009, la misma en la que Nadal hizo llorar a Federer. Los más recientes fueron en la arcilla de Madrid, con Nadal imponiéndose en mayo de este año.

"Depende donde te toque enfrentarle'', dijo Federer tras su victoria en Cincinnati. ‘‘Desafortunadamente, rara vez podemos jugar acá en Estados Unidos, donde las condiciones me favorecen un poco más''.

"Creo que nos entusiasmamos cuando nos toca enfrentarnos mutuamente, pero no es que lo echamos de menos'', añadió. "Hemos tenido tantos partidos y son partidos duros y extenuantes para ambos. Hay tanta expectativa en torno a los mismos, que te dejan algo exhausto a veces''.

Ambos llegan con ambiciones a la cita.

Mientras que Federer va por su 17mo grande, Nadal quiere convertirse en el séptimo hombre que completa el Grand Slam.

Se puede decir que Nadal se ha preparado y cuidado como nunca. Después que Del Potro le derrotó en las semifinales del año pasado, el número uno del mundo confesó que había terminado destruido físicamente.

En Nueva York, la barrera para el español han sido las semifinales, eliminado en esa instancia las dos últimas ocasiones. Con la mira puesta en el esquivo Slam que le falta, Nadal reguló su agenda de torneo, sólo los dos Masters norteamericanos, y totaliza apenas siete partidos desde su conquista de Wimbledon en julio.

  Comentarios