Otros Deportes

Dos victoria a ritmo diabólico

ROGER FEDERER devuelve la pelota, en el triunfo sobre Andreas Beck, el jueves en Flushing Meadows, N. York.
ROGER FEDERER devuelve la pelota, en el triunfo sobre Andreas Beck, el jueves en Flushing Meadows, N. York. EFE

A Caroline Wozniacki no le importa que se le cuestione el mérito para ser la primera preclasificada del Abierto de Estados Unidos.

Sus arrolladores resultados, hasta ahora, se han encargado de demostrar que la presión de cargar con esa condición no le afecta en lo absoluto.

Ni se despeinó el jueves al ganarle 6-0, 6-0 --una bicicleta que le tomó 47 minutos -- a la taiwanesa Chang Kai-chen para pasar a la tercera ronda del último major de la temporada.

"Mientras gane, no me importa cómo se vea el resultado'', declaró Wozniacki, quien había cedido dos games en su debut.

La rubia danesa es actualmente la segunda del ranking, pero quedó como primera preclasificada cuando la primera Serena Williams renunció al torneo debido a una cirugía tras sufrir cortes en el pie derecho.

El criterio para la preclasificación del torneo se basó exclusivamente en el ranking y Wozniacki quedó como primera, pese a que nunca ha ganado un Grand Slam. De hecho, es la primera mujer desde Kim Clijsters en 2003 que larga al frente de las cabezas de serie sin tener un major en sus vitrinas. Además, con 20 años, es la más joven al frente de las mujeres desde que Maria Sharapova lo hizo con 18 en 2005.

Igual de abrumadora fue la victoria de Roger Federer, un 6-3, 6-4, 6-3 sobre el alemán Andreas Beck, e igualmente el suizo avanzó a la tercera ronda.

"En esto hay que saber regular fuerzas para los partidos duros más adelante'', dijo Federer. "Ha sido el arranque perfecto. Jugué el lunes, tuve dos días de descanso, y otro fácil físicamente hoy.

Estoy en tercera ronda a mis anchas''.

Este parece ser el excelso Federer de siempre y no el del opaco rendimiento tras ganar en enero el Abierto de Australia.

Otros sí tuvieron que sudar. Tal fue el caso de Kei Nishikori, un japonés que debió superar la fase previa y que sufrió calambres en la mano derecha al derrotar 5-7, 7-6 (6), 3-6, 7-6 (3), 6-1 al croata Marin Cilic en 4 horas y 59 minutos. Cilic (11) había alcanzado los cuartos de final del torneo el 2009 y fue semifinalista del Abierto de Australia en enero.

El batacazo de la fecha, otro día de calor achicharrante, fue el cómodo triunfo en sets corridos que el francés Richard Gasquet obtuvo ante el ruso Nikolay Davydenko (6), 6-3, 6-4, 6-2.

Los dos latinoamericanos que salieron a jugar se despidieron: el uruguayo Pablo Cuevas perdió 7-5, 6-0, 6-2 ante el estadounidense Mardy Fish (19), mientras el argentino Eduardo Schwank se retiró por una lesión en el tobillo izquierdo cuando perdía 6-3, 5-5 ante el francés Arnaud Clement.

  Comentarios