Otros Deportes

Nadal conquista el único grande que le faltaba

Rafael Nadal levanta el trofeo luego de vencer a Novak Djokovic en la final del Abierto de Estados Unidos, la noche del lunes 13 de septiembre del 2010 en el USTA Billie Jean King National Tennis Center en Nueva York.
Rafael Nadal levanta el trofeo luego de vencer a Novak Djokovic en la final del Abierto de Estados Unidos, la noche del lunes 13 de septiembre del 2010 en el USTA Billie Jean King National Tennis Center en Nueva York. AFP/Getty Images

Rafael Nadal ganó el lunes un auténtico combate de titanes y su premio fue el ingreso a la inmortalidad del tenis.

El implacable español se enfrascó en una pulseada en la que a pura fuerza impuso su voluntad para vencer 6-4, 5-7, 6-4, 6-2 a Novak Djokovic y, al consagrarse campeón del Abierto de Estados Unidos, se convirtió en el séptimo hombre en la historia que logra ganar todos los torneos de Grand Slam en su carrera.

Fred Perry, Don Budge, Rod Laver, Roy Emerson, Andre Agassi, Roger Federer y ahora Nadal. Esos son los hombres que en su carrera lograron ganar por lo menos una vez cada una de las cuatro citas del tenis.

Con el noveno cetro de Grand Slam en el cemento de Flushing Meadows, el único que le faltaba, el balear lo ha logrado con apenas tiene 24 años.

Y aún más historia por parte de Nadal, ya que también se convirtió en el primer hombre desde 1969 que hilvana el triplete Abierto de Francia, Wimbledon y US Open en el mismo año.

Pero lo tuvo que sudar en todo el sentido de la palabra, contra la naturaleza y ante un oponente serbio que lo dejó todo.

Disputada a un excepcional nivel en cuanto a la calidad de los golpes, la final fue un verdadero frenesí cambiante de emociones.

Fue el tercer año sucesivo que la definición por el título se debió dirimir en un lunes por culpa de la lluvia, y el duelo tuvo que ser interrumpido durante casi 2 horas al promediar el segundo set por otra tormenta.

A la vuelta tras la suspensión, Djokovic irrumpió encendido para embolsarse el parcial, el único que Nadal cedió en todo el torneo.

Pero Nadal fue minando la resistencia de Djokovic, con un cierre sublime de su juego en el que apenas cometió dos errores no forzados en el cuarto set.

  Comentarios