Otros Deportes

Se da un baño de humildad

Rafael Nadal regresó el miércoles a España tras ganar el Abierto de Estados Unidos y el tenista insistió que su más reciente logro no lo convierte en el mejor deportista español en la historia.

Nadal, que con el triunfo del lunes se convirtió en apenas el séptimo tenista que logra el Grand Slam en su carrera, afirmó que cualquier comparación con los grandes es una ‘‘barbaridad''.

"He dado un paso importante en mi carrera y soy un afortunado de la vida por todo lo que me ha pasado, sobre todo en los últimos seis meses, que han sido inolvidables'', afirmó Nadal poco después de aterrizar en el aeropuerto Barajas de Madrid, procedente de Nueva York.

"No puedo decir que sea el mejor deportista español de la historia, primero porque no tengo ni idea y segundo porque sería una arrogancia'', agregó. "Es difícil de valorar, estar en el grupo o poder serlo ya es un honor''.

Nadal, de apenas 24 años, tiene nueve majors, incluyendo el Abierto de Francia, Wimbledon y el US Open en el 2010.

Sus éxitos forman parte de un gran año para el deporte español, que incluye el triunfo de la selección de fútbol en la Copa del Mundo y el tercer título de Alberto Contador en el Tour de Francia.

Nadal destacó a otros grandes atletas españoles como el basquetbolista Pau Gasol --campeón de la NBA con los Lakers de Los Angeles-- y el bicampeón mundial de Fórmula Uno Fernando Alonso.

"Por suerte, estoy participando de la época de oro del deporte español, que será difícil de repetir o igualar. Este es un momento para disfrutar porque todo esto no es eterno'', señaló.

Aunque Nadal ya superó a Manolo Santana como el mejor tenista en la historia de España, él cree que todavía debe mejorar.

"Siempre hay cosas que mejorar y eso es positivo para ser mejor. Antes jugaba más atrás y ahora tengo una mejora importante y juego más adelante, tengo el revés cortado, son diferentes opciones que uno va añadiendo y que voy mejorando y con las que me siento cada vez más cómodo'', afirmó.

Sostuvo que uno de los cambios que implementó fue en el saque, el que era considerado el punto más débil de su juego y que se convirtió en un arma letal en Flushing Meadows.

  Comentarios