Otros Deportes

Piloto latino asegura que la clave será sobrevivir en la Gran Carrera Americana

Daniel Suárez competirá el próximo domingo 17 de febrero en las 500 Millas de Daytona, la llamada Gran Carrera Americana, que abrirá la temporada 2019 de NASCAR, en el Autódromo Internacional de Daytona.
Daniel Suárez competirá el próximo domingo 17 de febrero en las 500 Millas de Daytona, la llamada Gran Carrera Americana, que abrirá la temporada 2019 de NASCAR, en el Autódromo Internacional de Daytona. Getty Images

Sobrevivir. Esa es la palabra clave de Daniel Suárez para las 500 Millas de Daytona, la llamada Gran Carrera Americana, que abrirá la temporada 2019 de NASCAR, el domingo (2:30 p.m. TV: Fox) en el Autódromo Internacional de Daytona.

“En esta carrera tan importante los incidentes son producidos generalmente por los otros pilotos, por eso hay que estar muy enfocados para estar fuera de los problemas”, afirmó el conductor mexicano de 27 años de edad. “Hay que tener un poco de suerte, saber dónde ubicarse, mantenerse y tener paciencia’’.

Las casas de apuestas en Las Vegas pagan 20-1 por el triunfo de Suárez, el domingo en Daytona. Los favoritos son Kevin Hervick, Joey Logano y Brad Keselowski, con 9-1, lo que indica que se espera una carrera muy pareja.

Después de haber corrido con Toyota desde el 2012 y pertenecido al equipo Joe Gibbs Racing desde el 2014, cuando debutó en NASCAR, Suárez se incorporó oficialmente al Stewart-Hass Racing para conducir un Ford Mustang, el 7 de enero pasado, y se llevó a su auspiciador Arris International, una compañía de equipos de comunicación con 8,700 empleados y negocios por $6,614 billones.

Por lo tanto, Suárez hará su debut con su nueva escudería y tendrá todas las responsabilidades del caso. La Monster Energy Cup Series en Daytona es para el automovilismo el equivalente al Super Bowl para el football. Se le nota tranquilo a Suárez, seguro que en su tercera temporada en la máxima categoría de NASCAR podrá desarrollar todo su potencial.

“Pese al corto tiempo que tengo con mi nuevo equipo, me han hecho sentir como en casa’’, afirmó Suárez. “Todo el personal me ha recibido muy bien, hemos trabajado fuerte en un ambiente muy positivo y estamos listos para empezar’’.

Suárez destacó que se ha adaptado muy bien al cambio de coche.

“El Toyota y el Ford Mustang son coches muy diferentes’’, explicó. “El sistema y la tecnología distinguen a cada una de las dos marcas, pero lo que sí puedo asegurar es que mi Mustang número 41 es muy rápido y sobre esa base estamos trabajando para mantener esa velocidad a la hora de la verdad”.

Desde que empezó en los programas de diversidad NASCAR, diseñados para darle oportunidades a los pilotos procedentes de grupos minoritarios, Suárez se precia no solo de su éxito particular sino del hecho que su presencia también ayudó a aumentar el interés por esta serie entre los aficionados hispanos.

“Desde el 2014 en que comencé a correr en NASCAR en Estados Unidos he sido testigo presencial del enorme crecimiento de la afición latina’’, comentó Suárez. “No es algo que ha ocurrido de la noche a la mañana, pero se ve de manera sostenida a los largo de los años. Y no cabe duda que ayuda mucho el hecho de ver un corredor de las mismas raíces’’.

Lo notable es que los dos únicos pilotos de origen latino en la Monster Energy Cup Series se encuentran en un mismo equipo ahora que Suárez pasó a Stewart-Haas, pues ahí corre el cubanoamericano Aric Almirola, quien tiene entre sus logros haber llegado en cuarto lugar en las 500 millas de Daytona el 2017.

“Aric es un gran amigo mío’’, confesó Suárez. “Hemos trabajado muy bien juntos y el domingo vamos a correr en equipo’’.

Suárez explicó que la estrategia de la escudería de cuatro pilotos de Stewart-Haas varía de acuerdo a las carreras, pero en el caso del domingo el plan será en conjunto al lado de Aric, Hervick y Clint Bowyer.

“Tenemos un equipo muy preparado’’, explicó el piloto mexicano. “El año pasado, Stewart-Hass metió a sus cuatro corredores en el grupo de los ocho en los playoffs, por eso este año se espera que también los cuatro lleguemos a esas instancias. Tal es el reto que nos espera en este 2019’’.

Suárez tiene los galones para alcanzar grandes cosas en NASCAR. En el 2016 se convirtió en el primer hispano en conquistar un campeonato en NASCAR al apoderarse de la Xfinity.

Lleva dos campañas conduciendo en la Cup Series, la categoría principal en NASCAR, y suma 72 carreras con 21 veces clasificado entre los Top Ten y un segundo puesto el 29 de julio pasado en Pocono, Pennsylvania.

Su mejor clasificación en las 500 Millas de Daytona fue un octavo puesto en la Xfinity, y en la Monster lo mejor que obtuvo fue el puesto 29 en el 2017, pues el 2018 llegó en el lugar 37.

El domingo será la gran oportunidad de Suárez para entrar con el pie derecho a su nuevo equipo y a la nueva temporada. Siente que tiene la madurez necesaria y que se encuentra en el momento exacto para llegar al podio. Pisando el acelerador a una velocidad de 196 millas por hora puede alcanzar rápido sus propias metas.

  Comentarios