Otros Deportes

La verdad es como un rayo de sol, aunque lo tapen, siempre habrá un destello, dice gladiador cubano de la UFC

Yoel Romero va con todo contra Paulo Costa y tras el titulo mundial

Muchas veces Yoel Romero es un espíritu que arrastra un cuerpo. Un hombre que vive de principios y morales que le llevan por un camino de rectitud que explican su permanencia y vitalidad a los 42 años, cuando muchos disfrutan del retiro y el olvido.
Up Next
Muchas veces Yoel Romero es un espíritu que arrastra un cuerpo. Un hombre que vive de principios y morales que le llevan por un camino de rectitud que explican su permanencia y vitalidad a los 42 años, cuando muchos disfrutan del retiro y el olvido.

Muchas veces Yoel Romero es un espíritu que arrastra un cuerpo. Un hombre que vive de principios y morales que le llevan por un camino de rectitud que explican su permanencia y vitalidad a los 42 años, cuando muchos disfrutan del retiro y el olvido.

El legendario peleador cubano de la UFC enfrenta este sábado al joven Paulo Costa en un evento plagado de estrellas que debe acercarlo nuevamente a un choque contra el campeón mediano del mundo Robert Whittaker, contra quien ha sostenido dos combates de puro fuego.

Pero Romero se va a Anaheim, California, con el cuerpo y el alma purificados por su victoria legal -con una compensación de $27 millones- contra la productora de sumplementos Gold Star Performance que levantó cualquier duda sobre la integridad del guerrero.

Muchos creyeron que este éxito iba a disminuir su pasión por el deporte, pero es todo lo contrario.

¿Cómo ha sido la preparación para esta pelea?

“Lo primero es darle gracias a Dios por la salud, por mis logros y mis derrotas. La preparación ha sido óptima. Todas las peleas son importantes, así como los rivales, desde el que está en la cumbre hasta el que se encuentra debajo’’.

Esta pelea se pospuso, ¿sientas algún tipo de ansiedad?

“Esta pelea se cayó en una ocasión nada más. Hubo otra vez que fue realmente un error, una confusión, pero con nada en firme. Luego íbamos a pelear en la Florida. Yo había acabado de salir de Exatlon. No estaba muy contento por el poco tiempo. Pero Costa tuvo un problema. Y yo creo que Costa nunca estuvo preparado’’.

¿Qué Costa esperas ahora?

“Igual, un joven impetuoso, con el ego bien arriba. Todo dependerá de como él sepa manejarse. Veremos cómo el va a canalizar sus emociones. Yo también fui un joven, aunque siempre supe enfrentar mis ímpetus para ganar. Pero voy a esta pelea muy bien preparado, con el peso en óptimas condiciones’’.

Si ganas, ¿qué podría venir después, Romero contra el campeón?

“Es lo que se está cocinando. pero no pienso en eso ahora. Siempre he sido bien meticuloso en los pasos que debo dar en mi carrera y en mi vida. Lo primero es terminar la preparación, hacer el peso, ganar la pelea y ver qué me depara el destino. Habrá que esperar la pelea entre Whittaker y Adesanya’’.


Todo el mundo quiere ver una tercera cita tuya contra Whittaker.

“Mucha gente piensa que yo gané las dos peleas. Yo creo que gané las dos peleas. Muy modestamente, así lo veo yo, pero habrá que esperar a ver cómo le va al campeón en su combate’’.

Ganaste una demanda millonaria, ¿sientes motivación para seguir peleando?

“Sí, claro. Cuando vives bajo conceptos morales, limpios, de cero fraude, cuando respetas tu historia y de pronto te ves envuelto en una nube de esta índole, créeme que te machuca. Si vas a una pelea legal de estas, tienes que ir con todo, con poder monetario, pero sobre todo poder moral’’.


¿Y sentías esos poderes detrás de ti?

“Iba con todo. Cuando tienes la certeza de que no has hecho fraude, vas a pelear al fin del mundo. Nada es seguro en la vida, puede que uno, incluso teniendo la razón, pierda esa batalla. Pero yo estaba confiado en mis principios, en mis preceptos. Tuve que pelear y pagar cada paso, pero la verdad es como un rayo de sol, y un rayo de sol es imposible taparlo. Siempre habrá un destello’’.

Imagino que sufriste muchos en esos días que te cuestionaban.

“Soy latino, vine de otro país a echar una guerra complicada. Me chocaba mucho salir a cualquier lado, perdí mis sponsors, porque nadie confiaba en mí. Otros atletas me acusaban, especialmente los de mi peso que habían peleado conmigo y podían pelear conmigo. No, no peleo con él porque uso esteroides, decían, o perdí con él porque usaba esteroides’’.


¿Valió la pena, entonces, aunque no te paguen?

“Totalmente. Era menester que echara esta pelea por el nombre, por el prestigio, por la honestidad. La UFC sabe. Yo les había enviado este mismo producto a la UFC, porque era un diurético para perder líquido. Y la UFC me dice, sí está limpio, lo puedes tomar’’.

Entonces, todo ha cambiado para bien.

“Ahora, donde quiera que voy me miran distinto. Incluso, esos mismos atletas que me criticaban, ahora me llaman. El mismo Fabricio Verdum me llamó para comunicarse con mis abogados. Cada cual tiene su historia, pero esta batalla no solo la eché por mí, sino por todos los deportistas’’.

  Comentarios