Entretenimiento

Jennifer López: invencible

Con todo el éxito que ha logrado Jennifer López, la actriz y cantante de ascendencia puertorriqueña todavía no ha interpretado --basándonos en su filmografía-- lo que en Hollywood llamarían ``el papel de su vida''.

Su encarnación de Selena, la intérprete de texmex trágicamente desaparecida, la lanzó al estrellato, pero la película es mediocre. En El cantante, su más reciente cinta, la escena en la que su personaje, ''Puchi'', le dice a su esposo, Héctor Lavoe --interpretado por su esposo en la vida real, Marc Anthony-- después de la muerte de su hijo, que él ''jamás la va a dejar'', es su Oscar moment. No podríamos estar más de acuerdo con Marc Anthony al señalar esto en entrevista con El Nuevo Herald.

Ese momento --y esa escena en especial-- podría ser lo mejor que López ha logrado en su carrera de actriz hasta la fecha.

Si la gran Ingrid Bergman se ganó la estatuilla dorada por una escena de algunos minutos en Murder on the Orient Express (1974) en un papel menor, no sería una exageración aseverar --salvando las distancias entre ambas actuaciones-- que López podría figurar entre las nominadas a algún premio importante por este momento en El cantante. Lamentablemente, la cinta ha recibido una recepción tan mixta por parte de la crítica en este país que podría afectar esa posibilidad. No obstante, que López ha entrado en la mejor y más madura fase de su carrera es una verdad incuestionable.

Incluso, al verla en El cantante, es fácil olvidar que es la misma actriz de la banal comedia Monster-in-Law (2005), con Jane Fonda, y del romance humorístico Maid in Manhattan (2002), con Ralph Fiennes, cintas puramente comerciales que no figuran entre los hitos de López en la gran pantalla.

Entonces, ¿cuáles han sido sus verdaderos ''logros'' en el cine? Varios.

Con El cantante López reafirma su potencial como una actriz de envergadura. Ya habíamos visto ciertos destellos de esa promesa en dos de sus mejores cintas: en Out of Sight (1998), con George Clooney, bajo la dirección de Steven Soderbergh, en la que proyectó una interesante dosis de erotismo, que provocó una buena química entre los protagonistas.

Otro instante, que quizás pocos recuerdan, porque el filme fue un fracaso taquillero, es An Unfinished Life (2005), del sueco Lasse Hallstrom, en el que López personifica a una joven viuda, nuera del personaje de Robert Redford. Para este drama oscuro y lento, pero con un nivel de realismo completamente distinto a su filmografía previa López entrega una excepcional actuación.

No se puede pasar por alto que su lugar en la constelación de las superestrellas como la actriz latina más famosa y exitosa del planeta ha sido una influencia positiva para la nueva generación de artistas hispanas que aspiran a tener carreras en Hollywood. López es otro link en la evolución de la presencia cultural hispana en la pantalla a nivel estelar e internacional. En ese aspecto, es tan importante como Dolores del Río, Katy Jurado, Rita Moreno y María Conchita Alonso: mujeres que lograron importantes actuaciones que las colocaron en un puesto cimero de sus respectivas épocas.

Un aspecto interesante de su actuación en El cantante que quizás muchos han pasado por alto, lo conforman los diferentes aspectos de la mujer latina que López debe interpretar dentro del espectro dramático de Puchi: la chica carismática y simpática con su propia manera de pensar, la rebelde, la amante, la esposa, la mujer de negocios y la madre. Una mujer que, además, cuando el salsero entra en las cumbres borrascosas de su carrera, asume una figura maternal, protectora, hacia él, lo que le da enorme complejidad a un personaje que mal desempeñado pudo haber resultado una caricatura. Si El cantante es el mejor momento cinematográfico de Anthony, también lo es para López.

El cantante es un gusto adquirido, sin lugar a dudas, pero el efecto del filme es intoxicante. Es la cumbre dramática de una carrera llena de altibajos artísticos. Con él la López --quien se ha ganado ese ''la'' atribuido a las verdaderas divas-- demuestra que sigue siendo una invencible fuerza de la naturaleza. 

ccotayo@herald.com

  Comentarios