Entretenimiento

La moda se 'muda' de continente

Una modelo desfila con uno de los diseños de la británica 
Caroline Charles, que  firmó una colección ligera, florida y 
coqueta, inspirada en "las culturas  vibrantes del sur de 
Europa: vacaciones en la costa de Amalfi, bodas en St.  
Tropez y fiestas hasta el alba en España''.
Una modelo desfila con uno de los diseños de la británica Caroline Charles, que firmó una colección ligera, florida y coqueta, inspirada en "las culturas vibrantes del sur de Europa: vacaciones en la costa de Amalfi, bodas en St. Tropez y fiestas hasta el alba en España''. AP

Con más de 50 creadores presentando sus colecciones para la primavera-verano del 2009, Londres inauguró este domingo su Semana de la Moda, que podría quedar opacada por el debate sobre la extrema delgadez de las modelos y las amenazas de Nueva York de ‘‘robarle días''.

Unos 5,000 compradores, periodistas, modelos y celebridades asistirán a los 52 desfiles, que empezaron este domingo de mañana en una gran carpa blanca levantada en los jardines del Museo de Historia Natural con el del diseñador irlandés, Paul Costelloe.

La colección de Costelloe, inspirada en el pasado colonial en Africa, incluyó abrigos de corte militar adornados con grandes botones y vestidos en seda, muy cortos, algunos en colores crudos y otros en rosas y amarillos brillantes.

Después de Costelloe, siguió la diseñadora británica Caroline Charles, que firmó una colección ligera, florida y coqueta, inspirada en "las culturas vibrantes del sur de Europa: vacaciones en la costa de Amalfi, bodas en St. Tropez y fiestas hasta el alba en España''.

Los desfiles que más expectativa provocan esta semana son los de diseñadores consagrados como Vivienne Westwood, Julien McDonald, Luella Bartley y Alice Temperley -la última de los creadores británicos que regresan a Londres después de varios años de desfilar en otras capitales- y también los de jóvenes creadores como Giles Deacon, Christopher Kane y el turco Bora Aksu.

Londres es "la capital de la moda más excitante del mundo'', afirmó el presidente del Consejo de la Moda Británico (BFC), Harold Tillman, al inaugurar el domingo de mañana la semana londinense, que concluye el viernes.

"Aquí es donde empieza la moda. Y esta semana Londres ofrecerá diversidad en el diseño, inspirada por la riqueza de nuestra ciudad'', afirmó el responsable del BCF, que organiza la semana de la moda.

"Tendrán la oportunidad de ver algunos de los mejores talentos emergentes que este país ha producido'', vaticinó Tillman, inmerso en una controversia con Nueva York, que anunció en días pasados su deseo de retrasar su semana de la moda.

Esto equivaldría a que la semana londinense, que se celebra antes de la de Milán y París, se vería reducida a cuatro días, lo que ha provocado un revuelo incluso en el gobierno británico.

Los responsables de las semanas de la moda de Nueva York, Londres, Milán y París se reunirán el martes para determinar el futuro de la semana londinense, confirmó a la AFP Tillman.

Por su parte, la prensa británica se hizo eco de una fiesta que organiza Sarah Brown, esposa del primer ministro británico, Gordon Brown, para apoyar a Londres en su lucha con Nueva York por la supremacía como capital de la moda, después de las indiscutibles París y Milán.

Además, la semana londinense de la moda ha reabierto la controversia sobre la salud de las modelos.

El alcalde de Londres, el conservador Boris Johnson, amenazó con cortar los fondos para el BCF tras abandonar sus planes de prohibir desfilar en sus pasarelas a las modelos extremadamente delgadas, a raíz de que otras capitales rehusaron sumarse a esa iniciativa.

Hillary Riva, la directora ejecutiva del BCF, citó el domingo entre las razones del abandono de la iniciativa de prohibir las "modelos talla cero'' las "dificultades para poner en práctica un reglamento'' que habría requerido que las modelos presentasen pruebas de que no sufren desórdenes nutricionales, antes de desfilar en las pasarelas de Londres.

  Comentarios