Entretenimiento

22 jump Street, inteligente y chispeante comedia

La nueva misión de los muchachos de Jump Street es, esta vez, infiltrarse en un college, y siguen, como en 21 Jump Street, ganándose la risa y simpatía del público. Phil Lord y Chris Miller regresan juntos en la dirección, un par de talentosos que saben dar en el blanco en distintos géneros –con títulos animados como Cloudy with a Chance of Meatballs y la extraordinaria The Lego Movie –e incluso cuando se trata de secuelas de policías haciendo, una vez más, “exactamente lo mismo”.

Son los agentes Jenko y Schmidt, protagonizados por un cumplidor y muy simpático Channing Tatum, y el aun mejor Jonah Hill –quien es también el de la idea original junto a Michael Bacall–, y su personaje de Schmidt, sensible e hilarante, le queda como traje a la medida. Mientras uno es el atlético, saltador y trepador de muros y balcones de edificios, con increíble agilidad, el otro prefiere las técnicas más tradicionales y seguras: usar las escaleras.

Con el plan de desenmascarar a un nuevo repartidor de droga que solo podrían identificar por un tatuaje, los policías se integrarán de lleno en la dinámica escolar. Jenko se incorpora al equipo de fútbol del campus; tan brillante es en el deporte, y tan buenas migas hace con un estudiante y líder de fraternidad (Wyatt Russell) que casi se cree que es parte real del grupo. En cambio Schmidt, más apocado, se inclina por las artes, y conoce a la bella Maya (Amber Stevens). Solo que, hay un detalle que hace que la muchacha sea la equivocada, teniendo en cuenta el iracundo temperamento del jefe, el capitán Dickson (Ice Cube), que nos reserva una escena deleitosa.

El ritmo incansable, los diálogos hilarantes, las actuaciones, todo funciona en esta inteligente y chispeante comedia. Y en especial la empatía del disparejo par protagónico. El bono de regalo lo ponen los personajes secundarios, un par de gemelos muy curiosos y una insólita “bola de humo” (interpretada por la graciosísima Jillian Bell) que levanta la energía de los últimos minutos en una playa mexicana entre multitud de spring breakers para un final explosivo. No se pierda la gran cantidad de secuelas más o menos parecidas que se anuncian en los créditos finales. A los chicos de la calle Jump les sobra sentido del humor. • 

  Comentarios