Entretenimiento

Un refrescante festival veraniego

La actividad musical en Miami sigue en alza. No importan la crisis ni que la radio y la televisión apenas se ocupen de la ópera y la música culta, cada vez son más los conciertos, los recitales, las óperas… Y es que en Miami desborda el talento para la música clásica y el canto operístico. A muchos podría sorprenderle que el joven y genial director de orquesta Michael Rossi, fundador y director artístico del Miami Summer Music Festival (MSMF), dirigió hace poco a Plácido Domingo y a la Orquesta de la Opera Nacional de China en un concierto que fue transmitido en vivo a millones a través de la televisión. Laureado internacionalmente, aquí lo tenemos, sin bombos ni platillos, en esta ciudad, cuyos políticos se empecinan en mantenerla como balneario para futbolistas. Y es que “no se enteran”, como diría un peninsular. No solo de fútbol vive el miamense.

Al frente de la orquesta del MSMF, Rossi entregó el miércoles en el Wertheim Performing Arts Center de la Florida International University (FIU) una Sinfonía no. 9, ‘Desde el Nuevo Mundo’, de Dvorak, espléndida, matizada con sutileza en las cuerdas y moderada en las explosiones percutidas. Encomiables los limpios episodios de los metales, y una mención especial para la joven que tuvo a su cargo la famosa melodía en el chelo, al igual que la trompeta en las gustadas fanfarrias del último movimiento. Glorioso. El público ovacionó de pie.

Pero la segunda parte de la noche no habría de ser menos aplaudida, cuando la orquesta pasó a ocupar parte de la platea, en improvisado foso, para ceder el escenario a una sobria puesta de Suor Angelica, ópera en un acto de Puccini, que contó con la impecable Nathalie Avila en el rol titular.

A pesar de las deficiencias de un decorado exiguo (de Dung Truong) y un diseño de luces (de Jordan Vera) que no lograba disimularlo, la calidad musical del espectáculo fue indiscutible. Muy bien el coro y las cantantes en roles menores, aunque sin duda Avila y Martha Anderson como la Zia/Principessa se llevaron las mayores palmas tanto en lo vocal como en lo dramático.

La dirección artística de esta puesta se debió al experimentado Robert Bryant Dundas, profesor de varias disciplinas teatrales en FIU. Con una larga e internacional trayectoria como tenor, actualmente se ocupa de la dirección escénica y del no menos meritorio trabajo de transmitir su arte a las nuevas generaciones.

Sin duda fue una noche formidable en la que los asistentes pudieron disfrutar, por un módico precio, de música de calidad. Cabe preguntarse, cuánto pagarían en Europa o en China para ver a un director orquestal de la calidad de Rossi o a una cantante de la calidad de Avila. Y luego la gente se queja de Miami.• 

Las próximas puestas del MSMF serán las óperas ‘La flauta mágica’ y ‘Las bodas de Fígaro’, de Mozart, del 2 al 7 de julio. Información y entradas: MiamiSummerMusicFestival.com.

  Comentarios