Cine

‘Fences’, las cercas que confinan y alejan

Denzel Washington como Troy Maxson, Stephen McKinley Henderson como Jim Bono y Jovan Adepo como Cory en la película ‘Fences’.
Denzel Washington como Troy Maxson, Stephen McKinley Henderson como Jim Bono y Jovan Adepo como Cory en la película ‘Fences’. TNS

Fences es puro teatro filmado, que viene de Broadway y nos los trae Denzel Washington. Es el tercer trabajo del laureado actor detrás de cámaras, y aquí repite su interpretación que ya hizo en las tablas y nos deja absolutamente conmovidos con su personaje de Troy Maxson. Lo acompaña en el papel de Rose Maxson la magnífica y poderosa Viola Davis. El ganador de Oscar por Training Day ha llevado al cine un trabajo de lucimiento actoral.

Esto es un drama familiar de los años 1950, en una casa de un barrio afroamericano de Pittsburgh, donde vive el matrimonio Maxson y su hijo adolescente Cory. El dueño de casa, de personalidad compleja, un basurero y ex jugador de béisbol, pasa todo el filme construyendo una cerca en su patio, tal vez no solo para mantener dentro a sus seres queridos sino también para obligarse a sí mismo a no salir de él. La época es dura, de racismo, trabajo y sueños abandonados. El filme está hecho de conversaciones chispeantes, llenas de humor, intensidad emocional y drama: “Oye pa”, dice Cory (interpretado por el joven Jovan Adepo que brilla con luz propia al lado de los grandes). “¿Por qué tú nunca me has querido?” “¿Quererte? ¿Qué ley es esa que dice que yo tengo que quererte?”, responde Troy. “¿No comes todos los días? Es mi deber cuidarte, tengo una responsabilidad contigo, ¡no te tengo que querer!”.

Los personajes, hondamente caracterizados, interactúan mayormente dentro de este hogar que los ha mantenido dentro por 18 años. La vida cotidiana transcurre con la visita del hijo mayor de matrimonio, músico freelancer que viene a pedir dinero, la del hermano de Troy, penoso y delirante personaje que viene y va con cesta de vegetales y trompeta en bandolera, y la del viejo amigo Bono, infaltable en las improvisadas pláticas en el traspatio, pasándose uno a otro la caneca de whisky y hablando de la vida y el béisbol. Poco a poco emergen las memorias y ahogos de los personajes hasta que la bomba dramática estalla, y recordamos ese bocadillo de Bono: “Hay quienes construyen cercas para mantener a la gente fuera, y hay quienes las construyen para mantener a la gente dentro”.

El filme está escrito por el propio August Wilson, autor de la pieza, y Tony Kushner, y la base teatral se respira demasiado en este traslado al cine muy poco cinematográfico. Pero ahí está el inmenso drama de Wilson que se alzó con el Pulitzer, y las interpretaciones de un par de gigantes que se han robado absolutamente el show, el Tony, y seguramente el Oscar.

El filme puede verse en las salas comerciales.

@pilarinayuso

  Comentarios