Cine

Exclusiva: Richard Gere, 'Tal vez esta sea la oportunidad para enamorarme de Miami'

El actor Richard Gere en el Festival de Cine de Berlín, el pasado 10 de febrero.
El actor Richard Gere en el Festival de Cine de Berlín, el pasado 10 de febrero. Associated Press

Uno de los principales atractivos de la 34 edición del Festival de Cine de Miami, el cual se inaugura el viernes 3 de marzo, es la presencia del famoso actor norteamericano Richard Gere, a propósito del estreno de Norman: The Moderate Rise and Tragic Fall of a New York Fixer (2016), drama israelí-estadounidense, con asomos de thriller político, dirigido y escrito por Joseph Cedar, quien también hará su aparición durante la gala de apertura, el viernes a las 7 p.m., en la alfombra roja del legendario Olympia Theater en Downtown Miami.

El filme, que fuera visto primero en los festivales de Telluride y Toronto en 2016, narra la historia de cómo la vida de Norman Oppenheimer (Richard Gere) –un estafador que presume de tener conexiones sociales importantes– cambia dramáticamente después de que un amigo, Misha Eshel (Lior Ashkenazi), a quien conociera tres años antes en la ciudad de Nueva York, se convierte en Primer Ministro de Israel. A partir de ese momento se desata un escándalo que involucra al protagonista.

“Creo que todos los que ven esta película se percatan de que conocen a un personaje similar. No importa de qué cultura vienes, ni qué idioma hablas. Siempre hay un Norman en todas partes, al tanto de los sucesos. Todo el mundo parece conocerlo, pero nadie sabe lo que hace o cuál es su historia. Por lo general, es bastante sociable y ha contado historias diferentes a muchas personas, durante varios años. Casi todo lo que Norman dice en esta película es una mentira o una extrema exageración”, nos cuenta Richard Gere sobre su personaje, en entrevista exclusiva para el Nuevo Herald.


“Este es un sujeto que quiere formar parte de algo, pues no se siente incluido y quiere que lo dejen entrar. Literalmente vemos eso en un par de escenas de la película. En ese sentido es un personaje chaplinesco, divertido y triste a un tiempo (…). Norman, está probablemente tan lejos de mí como ningún otro personaje que haya defendido antes en la pantalla. Yo tenía que encontrar sus instintos. Al final, creo que fue muy intuitiva la manera en que lo interpreté. Pensé y trabajé en ello por cerca de 8 o 9 meses antes de que comenzáramos a filmar, así que pude conocerlo bastante bien para el momento en que llegamos a ese punto. Joseph fue muy paciente conmigo”, explica el galán de 67 años, entusiasmado con su trabajo más reciente.

Richard Gere (1944), actor, productor y activista, quien debutara en el año 1973 en el cine, ostenta hoy más de 60 filmes, entre los que destacan Looking for Mr. Goodbar (1977), Days of Heaven (1978), American Gigolo (1980), la inolvidable Pretty Woman (1990), que lanzara al estrellato a Julia Roberts; Autumn in New York (2000), junto a Winona Ryder, Chicago (2002), cinta que obtuviera 6 premios Oscar y le valiera a Gere el Globo de Oro como mejor actor en una comedia o musical, rodeado de fenomenales actrices como Catherine Zeta-Jones y Renée Zellweger. Luego protagonizó Shall We Dance? (2004) con la exuberante Jennifer López como compañera de reparto, y Time Out of Mind (2014), en la que interpreta a un mendigo (homeless), rol que le ha traído grandes elogios en su etapa madura como actor. Catapultado a la fama en los inicios, por un sex-appeal rompecorazones, en filmes de esencia romántica, junto a las actrices más bellas de Hollywood, Gere parece encontrar ahora, casi en la edad de su retiro, una mayor satisfacción con su trabajo, avalado por interpretaciones más profundas, que nos hacen pensar en el actor como en un buen vino.


Dirigido por Joseph Cedar, cuyos dos filmes anteriores Beaufort (2007) and Footnote (2011), han obtenido sendas nominaciones a los Oscars, el actor nos comenta sobre el tema principal de la película: “Esta es una historia típica entre judíos de Nueva York e israelíes. Su relación y sus diferencias. Creo que para un neoyorquino judío, no es tan omnipresente el miedo a la exterminación, de la cual los israelíes están ya algo saturados. La necesidad existencial de un hogar seguro, no es un tema que abrume al judío neoyorquino completamente asimilado. Yo vivo en Nueva York desde que tenía 20 años. En ese sentido soy, quizás, un judío honorario. He conocido esa cultura durante la mayor parte de mi vida adulta y ciertamente tengo amigos judíos cercanos y me siento como en casa en ese territorio. Pero la política entre la comunidad judía norteamericana e Israel es compleja, quizás insondable; y vemos mucho de eso en la película”, explica con lujo de detalles y conocimiento de causas.

Cuenta también sobre la relación e influencia de su espiritualidad budista en su trabajo como actor: “Si usted toma seriamente un sistema filosófico, espiritual o científico, este va a influir en cada aspecto de su vida. La mayor parte de nuestra realidad, si no toda ella, es una proyección de la mente misma (…). No creo que haya una conexión directa entre mi abrazo al budismo y las películas per se, pero he tomado decisiones que espero tengan sentido en el mundo, y muy pocas de ellas por dinero. Ahora veo el progreso de mi carrera –a través de cuatro o cinco décadas– como un proceso creativo, donde mi alegría de trabajar con otras personas se ha debido, en gran parte, a la meditación. Pues, trabajar en una película parte del sentimiento de lograr algo a partir de una conexión donde estamos todos juntos”.

Por último, después de tan serias y profundas reflexiones, el célebre actor aterriza un poco y nos habla de su visita a Miami: “No conozco muy bien la ciudad. He estado aquí solo un par de veces, tres, a lo sumo. Insuficiente todavía para cogerle el gusto a esta tierra, teniendo en cuenta que tengo muchísimos amigos de habla hispana, y lo tanto que me gusta el sol, el calor, y la playa. Tal vez sea esta la oportunidad que estaba esperando para enamorarme de Miami”, confiesa con un tono festivo. A lo que agrega más tarde: “Siempre es un honor que escojan tu película para la apertura de un festival, y Norman, es una de las que estoy particularmente orgulloso. Cedar es uno de los grandes directores y guionistas del momento; de modo que me siento muy honrado de estar juntos aquí para esta presentación tan especial.

Rubens Riol es historiador del arte y crítico de cine. Twitter @Rubens_Riol

La edición número 34 del Festival de Cine de Miami ofrece 131 películas de 40 países, de los cuales 22 serán estrenos mundiales. El festival se celebrará del 3 al 12 marzo, y contará con los invitados especiales Richard Gere y Rossy De Palma.

 

  Comentarios