Cine

Madre de Miami nos cuenta qué se siente acompañar a un hijo a los Oscar y verlo ganar

El guionista/director Barry Jenkins de “Moonlight” da un discurso tras ganar el Oscar como Mejor Película. Los actores Jaden Piner y Alex R. Hibbert, ambos de Miami, lo acompañan, el 26 de febrero de 2017 en Hollywood, California.
El guionista/director Barry Jenkins de “Moonlight” da un discurso tras ganar el Oscar como Mejor Película. Los actores Jaden Piner y Alex R. Hibbert, ambos de Miami, lo acompañan, el 26 de febrero de 2017 en Hollywood, California. Getty Images

Si alguna vez tiene la oportunidad de acompañar a su hijo o su hija a la ceremonia de los Premios Oscar, hay varias cosas que usted tendrá que saber.

Usted va a pasar por la alfombra roja. Es poco probable que se siente al frente del escenario al lado de Meryl Streep. Tendrá que tener don de gente para que la ayude a llegar detrás del escenario en un momento crucial. Y, si usted tiene mucha, pero mucha suerte, es posible que Ryan Gosling le dé un beso en la mejilla.

Por lo menos eso fue lo que le ocurrió a Natalie Piner, cuyo hijo Jaden, de 13 años, fue una de las estrellas de Moonlight (Luz de luna), el filme sobre un chico llamado Chiron que creció siendo gay y negro en Liberty City. Dirigida por Barry Jenkins, con un guión escrito por Jenkins y Tarell Alvin McCraney, la película hecha en Miami y querida en Miami atrapó el premio Oscar a la mejor película el domingo en una serie de sucesos estrafalarios que empezó cuando se anunció a La La Land como la ganadora.

Pero Moonlight acabó con el premio mayor (así como un Oscar al Mejor Actor de Reparto para Mahershala Ali y otro para el Mejor Guión Adaptado para Jenkins y McCraney).

¿Cómo se sintió Piner al ver los dramáticos cambios de la ceremonia de premiaciones?

“Me puse histérica”, admite ella ahora, riéndose. “No puedo describirlo de otra manera”.

Jaden, estudiante de Norland Middle quien interpretó la versión más joven de Kevin, el amigo de Chiron, confiesa haber sentido emociones encontradas después de oír el primer anuncio.

“Cuando me di cuenta de que era de verdad, que habíamos ganado, me puse contentísimo”, dijo.

Piner, directora regional de recursos humanos del área del sudeste de The McClatchy Company —la compañía matriz del Miami Herald y el Nuevo Herald — viajó a Los Ángeles con Jaden, su esposo Eric, y su hijo menor Jordan, quien tiene casi 12 años. Ellos regresaron el martes a su casa de Miami Gardens, donde retornaron a la vida real.

Pero los premios Oscar les seguían saliendo en todas partes. Cámaras recibieron a la familia Piner en el aeropuerto. Jaden y su compañero de estudios Alex R. Hibbert, quien interpreta la versión más joven de Chiron, fueron honrados en un juego de los Heat de Miami el miércoles por la noche. Piner descubrió su propia imagen en las páginas de una galería de fotos de Vogue (luciendo un vestido del diseñador de Miami Angel Myers).

Y además están los recuerdos. Los Piner sólo recibieron dos entradas al espectáculo en el Dolby Theatre, de modo que Eric y Jordan se fueron a la fiesta que hizo A24, la distribuidora de Moonlight, para ver los premios Oscar. Natalie y Jaden atravesaron la alfombra roja, y luego se sentaron en los palcos superiores del teatro con los actores de Moonlight Ashton Sanders (quien hace de Chiron ya adolescente) y Jharrel Jerome (Kevin de adolescente).

A medida que el espectáculo avanzaba, Piner se dio cuenta de que ella quería que su hijo y los demás jóvenes actores estuvieran en el patio de butacas con el resto del elenco por si el filme recibía algún galardón.

“Teníamos que buscar la manera de llegar allá abajo”, dijo ella. “Mi hijo me decía: ‘Mamá, ¿por qué no estamos allá abajo? ¿Qué pasa si ganamos?’ Enseguida me puse en función de ‘Mamá Osa’. Fuimos y hablamos con algunas personas. Yo les dije: ‘¡Este es el reparto de “Moonlight”, ellos tienen que estar allá abajo!’ ”.

Finalmente, una mujer le dijo que iba a haber un descanso de dos minutos antes de que se anunciara el premio a la mejor película, y un hombre se ofreció a llevar a los muchachos al patio de butacas en ese momento. Ella se hizo amiga con otros fanáticos de Moonlight — “Yo tenía que estar con gente que estuviera a favor de Moonlight”, dijo ella — y se sentaron frente a un televisor.

Y entonces se fue el sonido.

Piner y sus nuevas amistades escucharon las palabras La La Land, y de inmediato lanzaron un gruñido de queja. Entonces, lo mismo que todos los demás habitantes del planeta que estaban viendo el espectáculo, hubo un momento de confusión, incredulidad y estupefacción. No fue hasta que el productor de La La Land Jordan Horowitz levantó la tarjeta que nombraba a Moonlight como la ganadora para que las cámaras la vieran que ella se dio cuenta de lo que había pasado.

“Yo salí corriendo por una rampa para ver dónde estaba mi hijo”, contó. “Yo regresé, y ya a estas alturas estaba temblando. Estaba tratando de sacar fotos, y pensando: ‘¡Tengo que captar este momento!’ ”.

Por fortuna, una de sus nuevas amistades que estaban a favor de Moonlight era parte de la compañía de producción que hizo los diseños artísticos para la ceremonia de los Premios de la Academia. Ella le dijo a Piner: “Tú tienes que estar al lado de tu hijo”, y coló a Piner entre bambalinas a tiempo de ver a los actores salir del escenario.

“Todavía se podía ver el asombro en sus caras”, dijo Piner. “La gente de La La Land se estaban yendo. Yo estaba llorando como una histérica. Vi a Tarell, le vi la cara. Los vi a todos. Los fui agarrando uno a uno, yo aguantaba la cámara e iba abrazando a cada persona que pasaba. Se puede ver lo atontados que estamos. No sabíamos a dónde ir, hacia qué lado ir. Los muchachos estaban contentísimos. Ashton y Jharrel estaban llorando. Estaban llenos de emoción. Ellos dijeron: ‘¡Nosotros ni siquiera íbamos a estar a ese nivel!’, contó Jharrel que envió un mensaje de texto a su madre: ‘Me siento muy triste en este momento… espera, espérate’ ”.

Y hablando de esperar: en el caótico video que Piner filmó en su teléfono, se puede oír cuando ella dice: ‘¿Cómo se me ven los ojos?’ ”.

“Yo sabía que iba a tener que salir en algunas fotos”, dijo ella.

Piner sólo tuvo cosas buenas que decir del reparto de La La Land, incluyendo a Ryan Gosling, quien la felicitó y la besó en la mejilla.

“Ellos se portaron con mucha elegancia”, dijo. “A ellos los alegró que ganara alguien que nadie esperaba”.

La experiencia resultó muy reveladora para su hijo.

“El simple hecho de pasar por la alfombra roja, y de que las estrellas me saludaran a mí en lugar de yo a ellas fue increíble”, dijo Jaden, quien conoció a un montón de celebridades, entre ellos Halle Berry y Samuel L. Jackson.

Pero, más allá del esplendor y las luces y la sorpresa inesperada de ganar el premio Oscar a la Mejor Película, Piner entiende asimismo los aspectos más importantes de Moonlight: el filme cuenta la historia de una comunidad que por lo general es ignorada en el mundo del cine.

“La película muestra el lado positivo de una comunidad cuya historia queda eclipsada por la violencia que tiene lugar allí”, dijo. “Nos muestra parte de esos valores que sabemos hay allí. Todos conocemos los peligros de Liberty City, pero cuando vas allí encuentras personas que tienen mucho valor. Esa es la historia que no se ha contado, la gente que no estamos pudiendo conocer. Eso está pasando ahora. Finalmente, podemos sacarlos a la luz”.

  Comentarios