Cine

Kedi, esos queridos pobladores de Estambul

Siete son los protagonistas del filme ‘Keidi’, cada uno con su propia personalidad.
Siete son los protagonistas del filme ‘Keidi’, cada uno con su propia personalidad. TNS

Esta historia cuenta con unos actores muy especiales. Pequeños, elegantes, altivos personajes que pueblan todos los rincones de una ciudad que perdería parte de su alma sin ellos, como dice un lugareño. Ellos son los gatos de Estambul.

Cientos de miles de gatos callejeros, de todos los colores y razas, han devenido un símbolo cultural de la urbe. Siete son los protagonistas de este filme, cada uno con su propia personalidad: la madraza que busca el alimento para sus crías; “la psicópata”, que haría temblar hasta a un pitbull, y a la que vemos en increíble escena de celos con otra gata que ha osado rondar a su “marido”; el tipo duro del barrio; y otro que, aun siendo un chico callejero, es “el caballero”, por sus exquisitas maneras.

“En Estambul un gato es más que un gato”, dice otra voz del lugar. Sobre una vasija colocada en la calle reza un cartel: Esta agua es para los gatos y los perros. Si usted no quiere verse desesperado en otra vida por un trago de agua, no la toque”. El papel de los habitantes que cuidan y aman a estas mascotas de la calle es muy respetable. Los animales los hacen más humanos.

Un entrevistado asegura que los gatos conocen la existencia de Dios; otro opina que poseen súper poderes como Spiderman, además de tener siete vidas. No podía faltar en este fresco la mujer de los sesenta gatos, cuyos rostros llenan las páginas de su álbum de fotos, o el buen hombre que va por la calle –a propia iniciativa– alimentando a un montón de felinos sin techo.

La cámara siempre a ras del suelo, adopta el ángulo visual de los pequeños cuadrúpedos, los sigue a todas partes. Gatos que se fusionan con el paisaje callejero. Hermosas vistas marítimas y aéreas, el estrecho del Bósforo y al fondo la imponente Mezquita Azul, son postales de una ciudad inspirada por el alma felina.

Se trata de un original y cálido trabajo de la cineasta turca Ceyda Torun, que reflexiona acerca de los vínculos humanos con estos animales, de una relación que va más allá de la simple y muchas veces inconsciente convivencia, y lo hace de una manera hermosa y amable.

¿Lo mejor?: los gatos.

Kedi se presenta en O Cinema Wynwood.

@pilarinayuso

  Comentarios