Cine

‘Maggie’ con Schwarzenegger: proteger o matar al monstruo

Arnold Schwarzenegger es el padre protector en ‘Maggie’.
Arnold Schwarzenegger es el padre protector en ‘Maggie’. TNS/Roadside Attractions

El mundo apocalíptico de la adolescente Maggie está infectado, y ella también. Muchos en este pueblo del medio oeste americano han adquirido una enfermedad que paulatinamente los carcome por fuera, los convierte en zombis, los vuelve caníbales. Sin embargo, por dentro, estos seres siguen siendo muy humanos, amorosos y cándidos.

Las carreteras están desiertas, las casas quemadas, los establecimientos sin empleados, y en uno de ellos nuestra protagonista se prueba unas gafas de sol para tapar sus signos malignos y se las lleva, sin más. Pero, ojo, que esto no es The Purge, aquí funciona el orden público, hay consultas de médicos, policías, encierros de cuarentena para infectados. Tampoco estamos en el mundo de The Walking Dead, no se ven más zombis que dos o tres que deambulan en busca de carne fresca, y en esto el filme indie de horror se ha ahorrado mucho en maquillaje y efectos especiales. Con la pavorosa Maggie, y uno más, basta y sobra.

La cinta mantiene buen ritmo dramático, con un padrazo intentando proteger a su hija, en contra del inevitable pronóstico. De ninguna manera la pondrá junto a monstruos que se descarnan unos a otros. Pero la chica, en medio de potenciales víctimas, su familia, cada vez se pone peor, la vemos corromperse por la insoportable necesidad de carne humana que surgirá en ella. Y la historia se vuelve terrorífica, no por el susto que nos inspira Maggie, sino por verla sufrir.

Henry Hobson debuta con el horror y se toma muy en serio la tragedia de sus personajes, tiernos adolescentes martirizados. La chica es la nominada al Oscar por Little Miss Sunshine Abigail Breslin, y su actuación es muy emotiva. Y está un apesadumbrado Arnold Schwarzenegger en el papel de padre, muy alejado del héroe de acción. Aquí, sensible hasta las lágrimas, le da toda su ternura al monstruo en que se convertirá su retoño en cualquier momento. Proteger o matar es la horrible cuestión. Lo que hay detrás es el amor profundo e incondicional entre un padre y su hija.

Un caserón en medio de la nada, es el paisaje donde está inmersa esta fantasía, lo que se ajusta al suspense y al horror. Pero en lo profundo del campo hay un sembrado de margaritas, tan bellas como el interior del monstruo de este sui géneris thriller de terror, que se deja ver, aunque a veces tengamos que taparnos los ojos. • 

  Comentarios