Cine

The Notebook: fría y brutal como sus personajes

László Gyémánt y András Gyémánt en ‘The Notebook’, dirigida por János Szász.
László Gyémánt y András Gyémánt en ‘The Notebook’, dirigida por János Szász. Sony Pictures Classics

Todos los males del mundo han sido reunidos en esta historia, ambientada en un pequeño pueblo fronterizo de Hungría, en la Segunda Guerra Mundial, como si una contienda bélica no fuera suficiente tragedia. La cinta de János Szász, propuesta para los pasados premios Oscar, con una fotografía impecable de Christian Berger –fotógrafo de Haneke–, y una historia basada en el libro de Agota Kristof, es el reflejo de la brutalidad y degradación de la guerra en el alma de los hombres.

La vida de los gemelos Claus y Lucas (László Gyémánt, András Gyémánt), se desmorona cuando el padre se va al frente y la madre los deja en un pueblo rural, al amparo de una abuela (Piroska Molnár) cuyos nietos desconocían su existencia. Los niños viven, junto a la terrible hambruna, la crueldad más despiadada de una grotesca y mezquina mujer que los llama “hijos de perra” y los trata como animales. No solo ella los golpea, todos los crueles adultos lo hacen. Para sobrevivir, los niños aprenden a soportar el dolor y las ofensas. Y, como un par de seres idénticos, por fuera y por dentro, crean un nuevo ser fortalecido en la unión. Se vuelven insensibles, inmunes al dolor; aprenden a no temerle a la guerra, ni a los hombres, ni a la muerte. Se convierten en monstruos.

Lo que sigue es un rosario de miserias y horrores humanos: hay total podredumbre moral, incluso un acto de pedofilia, muertos, entierros, asesinatos en forma de “castigos” o “favores” perpetrados por los hermanos, y un efectivo golpe final que resume toda la fría crueldad en que han podido devenir estas dos almas gemelas.

Un aspecto dramático muy bien logrado es la caracterización de estos personajes y la transformación que ocurre no solo en los niños internamente sino en su relación con la anciana, con la que han encontrado un punto de unión: una misma táctica de sobrevivencia. Una constante dramática es el cuaderno que da título a The Notebook (A nagy füzet). En él los niños anotan, recortan y pegan todo lo que viven, hasta lograr una desgarradora crónica del alma humana degenerada por la guerra. Si bien las imágenes del cuaderno están llenas de creatividad, no se siente como un elemento vivo, imbricado emocionalmente en la trama. La cinta tiene un espíritu oscuro, brutal y frío como sus personajes. • 

  Comentarios