La música y el cine comparten una armonía, un ritmo y una forma de comunicar que durante décadas ha cautivado al director español Carlos Saura quien filma en la ciudad de Guadalajara (oeste de México) su nueva película ‘El Rey de todo el mundo’.
La música y el cine comparten una armonía, un ritmo y una forma de comunicar que durante décadas ha cautivado al director español Carlos Saura quien filma en la ciudad de Guadalajara (oeste de México) su nueva película ‘El Rey de todo el mundo’. Francisco Guasco EFE
La música y el cine comparten una armonía, un ritmo y una forma de comunicar que durante décadas ha cautivado al director español Carlos Saura quien filma en la ciudad de Guadalajara (oeste de México) su nueva película ‘El Rey de todo el mundo’. Francisco Guasco EFE