Cine

The Circle: un canto a la libertad del amor

Sven Schelker y Matthias Hungerbuhler en ‘The Circle’, de Stefan Haupt, escogida por Suiza para las nominaciones al Oscar.
Sven Schelker y Matthias Hungerbuhler en ‘The Circle’, de Stefan Haupt, escogida por Suiza para las nominaciones al Oscar. Contrast Film

La cinta que ha escogido Suiza para optar por las nominaciones al Oscar se anuncia con un póster que parece estar de moda, tratándose de temas de amor: la pareja con sus cuerpos acostados en opuestas direcciones y las cabezas juntas repite la pose de Horns y The Fault in Our Stars. La particularidad de estos amantes es que son del mismo sexo y su historia es absolutamente real.

El filme de Stefan Haupt, que ganó el Premio Teddy en la Berlinale, es una mezcla de documental y ficción muy aventurada: protagonistas reales cuentan los sucesos, apoyados por imágenes de archivo y fotografías de época y, paralelamente, hay otra línea de ficción que reproduce la historia y fluye como filme independiente. El resultado es, más que un docudrama, un maridaje de dos géneros que funciona maravillosamente bien.

La historia de amor de Ernst Ostertag y Röbi Rapp está marcada por una asociación y su publicación gay en la Suiza de posguerra. En torno a El Círculo, la revista llamada “homófila”, caracterizada por sus dibujos de fuerte contenido erótico, se concentraron gran número de colaboradores con el actor Karl Meier “Rolf” al frente de sus páginas. Los convocaban las ansias de reafirmación sexual y derechos de esta comunidad en un país donde la homosexualidad, aunque no ilegal, era fuertemente reprimida. El Círculo se editó en tres idiomas: Der Kreis, The Circle, Le Circle, y funcionó hasta 1967, en que fue forzosamente disuelta.

Röbi, peluquero de día, se viste de mujer para cantar en un club gay nocturno de Zurich. Ernst es maestro de francés de un liceo de señoritas donde Albert Camus y todo lo que huela a libertad individual es censurado. Un amor torrencial surge entre ellos, en los turbulentos años de El Círculo. Dramáticos suicidios, homofóbicos asesinatos y un criminal que es absuelto sin castigo le dan el tono negro al drama de estos hombres, acosados y vejados por las fuerzas policiales. Röbi y Ernst mantienen en secreto su unión a los ojos de la sociedad y la familia, llevan una doble vida en un eterno clóset que dura demasiado. Y cuando en la edad otoñal se deciden a destapar su secreto, lo hacen por todo lo alto, protagonizando el primer matrimonio homosexual de Suiza.

La sabia delicadeza y admirable flujo narrativo logrado sobre una arriesgada mezcla de lenguajes sitúan este trabajo en un punto cercano a la perfección. La música, de Federico Bettini, es hermosa, en tanto los actores no podían haberse escogido mejor. Sven Schelker, en el papel de Röbi, expresa una profunda sensibilidad, frágil y a la vez osada y provocadora. En tanto Matthias Hungerbuhler le da a Ernst el rostro refinado, culto, reservado y apacible. En la vejez se transforman en las personas reales que interpretan, dos septuagenarios que continúan unidos por fuertes lazos de amor. • 

  Comentarios