Cine

The Lost Key: viaje iniciático hacia la intimidad

El documental ‘The Lost Key’, dirigido por Ricardo Adler, Ricardo Korda y Belén Orsini, se presenta en el Festival de Cine Judío de Miami.
El documental ‘The Lost Key’, dirigido por Ricardo Adler, Ricardo Korda y Belén Orsini, se presenta en el Festival de Cine Judío de Miami. Festival de Cine Judío de Miami

Entre los más interesantes títulos que nos trae la 18 edición del Festival de Cine Judío de Miami figura la cinta The Lost Key. Ricardo Adler codirige, junto a Ricardo Korda y Belén Orsini, este filme documental muy hermoso y especial, que nos revela la clave de una sabiduría milenaria en la relación íntima del hombre y la mujer.

El tema resulta curioso y fascinante. El protagonista, Adler, de herencia judía, nos conduce por un área esencial del comportamiento sexual dentro del sistema de creencias del judaísmo que a muchos es ajeno. Un misterio que ha estado siempre al alcance del ser humano, y que al redescubrirlo invita a revalorar la forma en que los seres humanos se relacionan sexualmente, desde su institución jurídica natural, el matrimonio. El filme es como un viaje iniciático hacia un nuevo –aunque ancestral– modo de asumir la sexualidad.

Con franqueza y entusiasmo, Adler cuenta su experiencia personal, sus fracasos y nuevo comienzo en materia amorosa, y nos revela cómo su entendimiento de la relaciones íntimas fue cambiando al descubrir la sabiduría de este credo en materia sexual y comprender sus fundamentos. En este trayecto se le une el Rabbi Manis Friedman, una especie de sabio, autor y consejero matrimonial, que nos abre las puertas a los secretos de la intimidad que atesora la Cábala, una “llave perdida” que el vertiginoso mundo moderno muchas veces desconoce u olvida.

A su vez el filme invita a otras voces versadas en el tema: rabinos, artistas, doctores, sexólogos de diversos países, que brindan una rica visión sobre esta forma de conexión amorosa y espiritual. Un diálogo muy delicado y profundo se produce entre el rabino y una joven e inexperta pareja, así también escuchamos un intercambio de criterios con matrimonios de más edad y experiencia.

Lo más interesante es la natural controversia que estos conceptos pueden generar y que hacen de este trabajo fílmico una propuesta muy viva y dinámica. Podemos estar o no de acuerdo con algunos de los más rígidos postulados en materia sexual que esta inmemorial creencia predica, pero, sin dudas, nos revela a los neófitos y no judíos una forma de ver, más allá de lo ordinario, la unión carnal entre dos, y la definición de su más elevado concepto: intimidad. • 

  Comentarios