Cine

The Humbling: la trágica humillación de un actor

Al Pacino y Greta Gerwig en ‘The Humbling’, dirigida por Barry Levinson.
Al Pacino y Greta Gerwig en ‘The Humbling’, dirigida por Barry Levinson. Alchemy/TNS

Al Pacino es Simon Axler, el hombre humillado por la propia vida, un famoso actor que tiene problemas para distinguir entre la realidad y lo que no lo es. Con las críticas negativas, pareciera que el don se le esfumó a este Rey Lear, como la magia que un día se va para no regresar, y él ha decidido no volver a los escenarios. El filme dirigido por Barry Levinson (Rain Man), e inspirado en la novela homónima de Philip Roth, es una comedia dramáticamente oscura y trastornada.

La mala idea de lanzarse de bruces hacia la platea del teatro y una obsesión por el acto suicida de Hemingway, llevan a Axler a una breve estancia en una institución mental, donde conoce a Sybil (Nina Arianda), que le hace una propuesta tan descabellada como ella misma. Le sigue la infelicidad cotidiana, con el ex actor de Broadway regresando a la soledad de su casa y citando dolorosamente a Shakespeare, mientras continúa sesiones vía skype con su psiquiatra (Dylan Baker). Entonces comienza un resbaladizo affaire con la juventud, representada por Pegeen, muchacha lesbiana a quien dobla la edad –hija de una colega actriz (Dianne Wiest)–, que siempre lo amó. La encarna la talentosa Greta Gerwig, que brilló en el filme indie Frances Ha. Y mientras esta joven entra a la solitaria y deprimida vida del actor, los alrededores de su casa se le llenan de lunáticos.

La cinta, con guión de Buck Henry (The Graduate) que adapta el libro junto a Michal Zebede, se arma de parlamentos tragicómicos e inteligentes en escenas que nos llevan por este episodio de vejez y declive de un actor –en las que se advierten paralelismos con Birdman, incluso una escena muy parecida en la que Axler (así como Riggan, interpretado por Michael Keaton en Birdman) se queda “atrapado” fuera del teatro–, cuya extraña gracia está en el hilarante personaje y la trágica humillación en que deviene su existencia.

The Humbling es Al Pacino, grande como el actor enajenado, despeinado, impedido por el dolor de espalda y ridículamente dramático, metido en un juego extravagante entre los delirios de la mente y una realidad igualmente enloquecida. • 

  Comentarios