Danza

Alvin Ailey trae sus estrenos a Miami y confirma su excelencia, profesionalismo y versatilidad

Alvin Ailey American Dance Theater en ‘Untitled America’.
Alvin Ailey American Dance Theater en ‘Untitled America’. Paul Kolnik

Alvin Ailey American Dance Theater (AAADT) regresó el fin de semana pasado al Arsht Center en downtown Miami para ofrecer una exitosa temporada de cinco funciones que confirmó dos cosas: el profesionalismo y la versatilidad de sus bailarines y lo beneficioso que ha sido para el grupo la dirección artística de Robert Battle, con un interés manifiesto por incorporar al repertorio obras de coreógrafos de diversos estilos y procedencia.

Las tres primeras funciones nos dieron la oportunidad de ver tres interesantes estrenos mundiales recientes: Deep (2016) del reconocido coreógrafo italiano Mauro Bigonzetti, Untitled America (2016) de Kyle Abraham y r-Evolution, Dream (2016) de Hope Boykin.

También pudimos apreciar el famosísimo Walking Mad (2001) del sueco Joahn Inger y Ella (2008) de Robert Battle, dos estrenos para la compañía, y la reposición de una obra de madurez del gran Billy Wilson, The Winter in Lisbon (1992). Tres trabajos que resaltan la idiosincrasia de sus creadores.

Como ya es costumbre, cada función cerró con Revelations, la imperecedera obra maestra de Alvin Ailey, y otras dos obras de repertorio completaron el programa del viernes: Night Creature (Ailey, 1974), que se siente algo anticuada en su utilización del lenguaje académico y el angustioso solo In/Side (Battle, 2008).

Una sola reseña no es suficiente para analizar todas las obras en detalle, pero intentaremos al menos transmitir la impresión que nos dejaron.

La función del jueves abrió con Deep, una obra de grupo que utiliza la música cosmopolita de lbeyi y combina con habilidad referencias culturales europeas, norteamericanas y africanas. El resultado es un ejercicio formalmente impecable que dice muchas cosas, pero que parece no estar interesado en ser específico.

Después de un primer intermedio se presentó Walking Mad, una pieza que ha recibido críticas muy favorables y premios desde que el Nederlands Dans Theater la estrenó en 2001.

Los elementos distintivos de Walking Mad (además de la utilización del archiconocido Bolero de Ravel) son su estilo efectista abiertamente centroeuropeo y la utilización de una pared que es manipulada para definir espacios y facilitar escenas a veces humorísticas, en ocasiones inescrutables y con frecuencia perturbadoras, final incluido.

Por su parte, Untitled America, que se presentó el viernes, es una propuesta inquietante que trata del impacto del sistema penitenciario norteamericano en las familias afroamericanas. Las voces que narran las historias no siempre se entienden y el lenguaje coreográfico no consigue levantar vuelo aun cuando todo el tiempo lo intenta.

r-Evolution, Dream, motivada por los discursos de Martin Luther King Jr., es también un trabajo meritorio, incluso conmovedor por su sinceridad, pero con una alternancia de escenas alegres con momentos melodramáticos que no siempre funciona y eso limita su eficacia comunicativa.

Ella es un solo convertido ahora en dueto construido utilizando el scatting virtuoso de Ella Fitzgerald en la canción Airmail Special. Esta es una obra divertida y breve que exige muchísimo de los bailarines. Las intérpretes del jueves, Jacquelin Harris y Megan Jakel salen triunfadoras de la experiencia.

Finalmente, hay que destacar el refinado sentido del espectáculo que tiene The Winter in Lisbon, una obra como las que ya no se hacen. Clara en sus intenciones y perfecta en su realización. Llena de momentos de lucimiento para los intérpretes y disfrutable de principio a fin.

The Winter in Lisbon nos permitió también descubrir a la elegante Ashley Mayeux, probablemente destinada a recibir el estandarte que perteneció a la joven Judith Jamison. Como esta, Mayeux posee personalidad propia, brazos enormemente expresivos, una mirada de humanidad infinita y esa esencia hierática que le permite a un gran intérprete hacer desaparecer el mundo que le rodea con un gesto.

Otros intérpretes que lograron actuaciones memorables en las tres funciones que reseñamos fueron el imponente Jamar Roberts en todas y cada una de sus apariciones, la expresiva Danica Paulos en Walking Mad, Renaldo Maurice (también en Walking Mad) y Jacqueline Green junto a Roberts en Revelations el jueves; Hope Boykin en Night Creature y Samuel Lee Roberts en In/Side el viernes. Sin olvidar a Kanji Segawa, Rachael McLaren y Belen Pereyra en The Winter in Lisbon el sábado.

Así las cosas, es posible afirmar que AAADT se proyecta nuevamente como una compañía en su mejor momento.

Siga a Orlando Taquechel en Twitter: @ortaquechel20

  Comentarios