Danza

Las ‘Joyas’ de Balanchine cumplen 50 años

Simone Messmer y Jovani Furlan en ‘Diamantes’, del ballet ‘Joyas’, de George Balanchine, en el Miami City Ballet.
Simone Messmer y Jovani Furlan en ‘Diamantes’, del ballet ‘Joyas’, de George Balanchine, en el Miami City Ballet. Alexander Iziliaev

La pieza Jewels / Joyas, a pesar de ser ofrecida como un ballet abstracto, parece compendiar simbólicamente la historia de su creador George Balanchine, incluyendo la apoteosis de la vida que encontró en la ciudad de Nueva York, con la altivez de sus tiendas y joyerías, la gloria de sus galas, y la sensualidad y el ritmo del jazz representados en su segundo acto Rubíes.

Los otros dos actos también tienen nombres de joyas: Esmeraldas y Diamantes. Se inspiró en una sugerencia de Claude Arpels, de la joyería Van Cleef & Arpels. Pero Balanchine comentó que solo el color y la brillantez de los trajes, que diseñó Barbara Karinska, tenían que ver con las joyas, aunque no negó que estas le atrajeran.

Este año se cumplen 50 años del debut de Joyas, en abril de 1967. Varias compañías han querido recordarlo, celebrando la gloriosa vida de este ballet y este Maestro. En el Festival del Lincoln Center de Nueva York, en julio, se reunieron los bailarines del Ballet de la Ópera de París que danzaron Esmeraldas, con música del francés Gabriel Fauré. Fue en Francia donde trabajó Balanchine con Diaghilev, cuando abandonó Rusia. Rubíes lleva la música de su gran colaborador Igor Stravinsky, ambos en la ciudad de sus triunfos, donde el coreógrafo cofundó y dirigió el New York City Ballet. Y sus bailarines fueron los que danzaron en este acto del ballet. Diamantes, con música del gran Chaikovsky, fue presentado por el Ballet Bolshoi de Moscú, Rusia, la patria de Balanchine, donde se formó para la danza y para la música, que es tan importante en este ballet y en todas sus coreografías.

El Miami City Ballet, que desde que se fundó ha hecho del legado de Balanchine parte esencial de su historia, no podría ser menos, y ha vuelto a traernos el ballet completo con sus tres partes, que se presentará este fin de semana en el Adrienne Arsht Center, Ziff Ballet Opera House.

En Rubíes se destacarán la mexicana Katia Carranza y el brasileño Renato Penteado. “A la verdad, crecí aquí en Miami City Ballet, porque vine en el 98, súper joven”, cuenta la bailarina, quien hace años marchó al Ballet de Monterrey, en México, de donde es ella originalmente, y ahora ha regresado como principal al MCB. “Este ballet es uno de los más lindos de Balanchine, Esmeraldas es un poquito más romántico, con movimientos muy suaves, pero Rubíes es más coqueto, y Diamantes es elegancia pura, para nosotros es una experiencia ‘muy padre’ el bailarlo”.

“Aunque me cuesta trabajo, Rubíes es el que más me gusta, es muy agitado, y ha sido un reto trabajar el estilo”, comenta Carranza, “pero me divierto mucho, porque bailo con Renato. Nos conocimos desde Jackson [la competencia de ballet en Mississippi]. A los tres: Luis Serrano [que está ahora en Monterrey], Renato y yo, nos trajeron de allí, y crecimos juntos, nos fueron dando oportunidades de ser solistas, e ir avanzando hasta llegar a principales”.

¿En el pas de deux de Rubíes no se ve una conexión más sensual? “Dentro de todo es como un juego, le pongo el pie y se lo quito, primero lo seduzco un poquito, y es muy divertido”, anota Carranza.

Penteado, su partenaire, dice que es “una parte intrincada porque parece una competencia de alta energía entre el bailarín y la bailarina. Hay mucha pasión, pero también atletismo. Aunque se supone que esto sea abstracto, la danza se basa en mucha energía, es un juego entre ambos, y como no hay historias es cuestión de seguir los pasos”.

Tricia Albertson, que lleva también muchos años con MCB, describe su parte en Esmeraldas como “lírica y romántica y con un sentimiento de estar bajo el agua, y de una generosidad y apertura al mundo”, dice. “Las dificultades de la pieza son muchas, pero hay que dar la impresión de que todo es muy fácil”.

Otro bailarín brasileño –hay siete en el MCB–, Jovani Furlan, bailará Diamantes, lo cual está muy bien, pues este acto es un homenaje a la escuela clásica rusa y él es un ex alumno de la Escuela Teatro Bolshoi en Joinville, Brasil, la única fuera de Rusia. “Crecí entrenándome”, cuenta, “en la escuela Vaganova del Bolshoi y todos los maestros vienen de allí”.

“Todo el ballet es un gran contraste, son tres compositores diferentes y la música fluye en la danza francesa de las Esmeraldas, en que el movimiento de los brazos es muy importante; luego con los Rubíes aparece el jazz americano, y los Diamantes son puro ballet clásico imperial, muy dramático”, resume Furlan.

Miami City Ballet presenta ‘Joyas’, viernes 20 y sábado 21 de octubre, a las 8 p.m., y domingo 22, a las 2 p.m., en Adrienne Arsht Center, 1300 Biscayne Bvd. Miami. Tel.: 305-949-6722 MCB Box Office, 305-929-7010 o boxoffice@miamicityballet.org

  Comentarios