Danza

Festival Internacional de Ballet un fin de semana intenso

Camilla Colella y Alessandra Berti en ‘¿Quieres bailar, Gainbourg?’
Camilla Colella y Alessandra Berti en ‘¿Quieres bailar, Gainbourg?’ El Nuevo Herald

El XIX Festival Internacional de Ballet de Miami, creado por Pedro Pablo Peña y con la colaboración de Eriberto Jiménez en la codirección artística, tuvo su segundo fin de semana con dos funciones el viernes en el Chapman Conference Center del Wolfson Campus del Miami-Dade College y otras dos en el teatro Colony de Miami Beach.

Las tres primeras presentaciones estuvieron dedicadas a jóvenes talentos ganadores de medallas en concursos organizados por el Youth America Grand Prix (YAGP) y la función del domingo en la tarde fue un programa de danza moderna y contemporánea que tuvo como plato fuerte el regreso a Miami de la compañía de Octavio de la Roza de Lausanne, Suiza.

En tiempos en los que los reality shows de la televisión han hecho resurgir el interés por la danza y un joven de solo 18 años de Miami es el triunfador de So You Think You Can Dance, se siente como algo natural que un evento como este dedique este año una buena parte de su programación al talento aún en formación.

Entre los muchachos, se destacaron el sábado, en la primera función que reseñamos, otros dos floridanos: Jordan Martínez (de solo 13 años), representando al Next Generation Dance del Patel Conservatory, y Austen Acevedo (15), del Orlando Ballet School. Entre las muchachas, conquistaron al público Bella Kirby (13) también de Orlando, la despampanante Mariana Carrillo (19) de la Southland Ballet Academy con Volare y Madeline Woo (15) de V&T Dance, ambas procedentes de California.

Sin olvidar la entrega de Cherilene Guzman (17), del Kennedy Dance Center en Texas con Eternity, el limpio trabajo de pareja de Sasha Alvarez (19) y Alex Hathaway (20) en Orchid, de la Point Park University de Pittsburgh y la gentileza del virtuosismo de Julia Conway (13) y Miguel Anaya (20) de la escuela The Art of Classical Ballet, ubicada en Pompano Beach, con un excelente pas de deux Satanella.

Guzman, Alvarez y Hathaway se presentarían otra vez al día siguiente como parte del programa de danza moderna y contemporánea que incluyó a bailarines de otros dos centros de estudio: el Dance Town Studio de Manuel Castro y el Dance Attack Studio de Cookie Ramos y John Culbertson.

Tanto Entrelazados (la obra de Dance Town) como Calidoscopio (la de Dance Attack) parecen ser trabajos armados utilizando fragmentos creados de manera individual para el lucimiento de los ejecutantes. En este sentido, puede afirmarse que ambas propuestas cumplen su cometido porque hacen que el público disfrute al máximo la frescura de todos los participantes.

En este contexto, sobresalen los logros y posibilidades del magnético Eaton Paine, el sensacional Jonathan Romero y el certero Brian Davis.

Definitivamente, este año la idoneidad del talento masculino resultó ser lo más destacado.

Saltando de talentos muy jóvenes a profesionales ya establecidos, hay que reconocer el enorme atractivo de las tres obras presentadas el domingo por la compañía de Octavio de la Roza.

Tanto la interesante ¿Quieres bailar, Gainsbourg?, como sus versiones divertidas de Bolero y La siesta de un fauno, evidencian un creador que es capaz de incorporar una cantidad enorme de referencias formales en un estilo desenvuelto que se define por su actitud irreverente.

¿Quieres bailar, Gainsbourg? es una reflexión coreográfica (con algo de pantomima) sobre el ejercicio del poder en un triángulo amoroso. De la Roza, Camilla Colella y Alessandra Berti interpretan los tres personajes de la historia.

Bolero y La siesta de un fauno son duetos para de la Roza y Colella.

Bolero es una agradable sorpresa como escaramuza ingeniosa para intentar decir algo nuevo con la superconocida composición de Ravel y La siesta de un fauno (la obra que cerró la función del domingo) es un ejercicio sofisticado donde la música de Debussy sirve para embellecer y sublimar una anécdota de alcoba. Ambas obras fueron muy bien recibidas por el público del Colony.

En resumen, este fue un fin de semana intenso para el Festival Internacional de Ballet de Miami.

  Comentarios