Danza

Concluye IBFM 2019 con dos galas memorables

Ana Elisa Mena y Moisés Carrada de la Compañía Nacional de Danza de México en “Planimetría del Movimiento”.
Ana Elisa Mena y Moisés Carrada de la Compañía Nacional de Danza de México en “Planimetría del Movimiento”.

La edición XXIV del International Ballet Festival of Miami (IBFM), bajo la dirección artística de Eriberto Jiménez, finalizó el domingo 18 de agosto con su acostumbrada Closing Gala of Stars en el Miami-Dade County Auditorium.

Fueron en total 23 días de actividades donde se destacaron las dos presentaciones de los libros de danza “Ballet Clásico y Tradición Grecolatina en Cuba” de Yoandy Cabrera y Jonny Luis Téllez - que resultó ser la más concurrida y animada – y “Wilson Pico de Ecuador. Cronología de un Apasionado Camino en la Danza” de Patricia Aulestia, así como la conferencia de Roger Salas, crítico de danza del periódico español El País.

Tanto Aulestia (en 2016) como Salas (en 2008) han sido galardonados con el Premio Crítica y Cultura de Ballet que entrega el festival desde 2007. Este año lo recibió en persona Sarah L. Kaufman del periódico Washington Post.

El reconocido maestro Wilhelm Burmann, seleccionado para el Premio Una Vida por la Danza (existente desde 1998) no estuvo presente. Pero el no fue el único ausente este año. El creador del póster no se presentó a su lanzamiento, varias delegaciones trajeron menos intérpretes que los programados (República Dominicana, Brasil) y algunas compañías como Zest Collective de New York y el Ballet de Monterrey no pudieron viajar a Miami por razones diversas.

En total, se hicieron dos presentaciones callejeras, una gala con jóvenes premiados en concursos de ballet, dos funciones dedicadas a la danza moderna y contemporánea (una de ellas muy exitosa en el teatro Amaturo del Broward Center for the Performing Arts), la Etoiles Grand Classical Gala el sábado 17 en el Fillmore Miami Beach del Jackie Gleason Theater y la gala de clausura antes mencionada.

Participaron 13 países: Alemania, Brasil, Chile, Eslovenia, Francia, Hungría, Italia, México, Panamá, Polonia, República Dominicana, Suiza y Estados Unidos. Salieron a escena 30 bailarines durante la Youth Gala, 15 en las presentaciones callejeras y las funciones dedicadas a la danza moderna y contemporánea y sumaron 34 los que actuaron en las galas.

De las funciones ofrecidas en Miami, hay que destacar la Etoiles Grand Classical Gala que puede ser considerada entre las mejores en la historia del evento. La gala de clausura fue la más concurrida. La gala de los jóvenes y la dedicada a la danza moderna y contemporánea que se presentó en la Miami Arts Charter School Wynwood tuvieron muy poco público, esta última resultando ser un esfuerzo fallido.

Como ya es característico de IBFM, las Galas cerraron con pas de deux espectaculares interpretados a la medida de las circunstancias: la Etoiles Grand Classical Gala ofreció un “Le Corsaire” a cargo de la elegante Rosa Pierro del Polish National Ballet y el gallardo Andras Ronai del Hungarian National Ballet y la Closing Gala of Stars presentó “Llamas de París”, que bailaron Manuela Vidal Rocado y el carismático Cicero Gomes del Ballet do Teatro Municipal do Rio de Janeiro (Brasil).

Gomes es un intérprete aparatoso y su apropiación del archiconocido solo “Gopak” del ballet “Taras Bulba” es atletismo soviético en manos de un pícaro que literalmente reclama ser aplaudido hasta la saciedad una vez terminado el show.

Pero este año fueron los inicios de las Galas los que ofrecieron momentos verdaderamente inolvidables con el esperado regreso de dos parejas favoritas del público de Miami

La Etoiles Grand Classical Gala abrió con Natalia Berrios y José Manuel Ghiso, estrellas del Ballet de Santiago (Chile) en un inquietante “Onegin III Pas de Deux” de John Cranko. El domingo resultarían igualmente convincentes en “Emociones” de Jaime Pinto con música de Astor Piazzola. Sin duda alguna, Berrios y Ghiso proyectan maestría interpretativa en cada una de sus actuaciones.

La Closing Gala of Stars dio inicio con Marize Fumero y un Arionel Vargas remozado y seguro, ambos del Milwaukee Ballet acompañados al piano por Isaac Rodríguez en un melodramático “Musetta’s Waltz”. También espléndidos la noche anterior en el “Manón” de Kenneth Mc Millan.

Por su parte, los versátiles Ana Elisa Mena y Moisés Carrada de la Compañía Nacional de Danza de México se establecieron con facilidad como los nuevos favoritos gracias a dos actuaciones impecables: una “Giselle” luminosa el sábado y un excelente ejercicio contemporáneo titulado “Planimetría del Movimiento” el domingo.

Hay que señalar que la buena impresión que causó Carrada el año pasado como un talento prometedor no nos preparó para verlo regresar tan crecido como intérprete. El público del Fillmore – acostumbrado a reconocer las grandes presencias - premiósu Albrecht con una estruendosa ovación.

Definitivamente, México se posiciona a la carrera en un lugar privilegiado como país que produce excelentes bailarines de ballet.

Dos duetos muy interesantes interpretados por hombres quedan en la memoria entre lo más destacado de esta edición: “Kain in Abel” con Peter Dorcevski y Filip Juric del Ballet de la Opera de Eslovenia y “What we’ve been telling you” con Matteo Maccini del Stutgard Ballet y Marijn Rademaker.

La función del sábado nos dio también la oportunidad de disfrutar del trabajo exquisito de Janis Liu y Taiyu He de Arts Ballet Theatre of Florida en “Le Papillon Pas de Deux” y de la belleza de Chloe Freytag y el aplomo viril de Fabián Morales de Dimensions Dance Theatre of Miami en el insinuante “Tangos del Plata” de Leonardo Reale. Sin olvidar el encanto de Katherine Barkman y la reciedumbre de Jorge Oscar Sánchez - cada vez mejor intérprete y partenaire - en “Don Quijote” y la delicadeza de “La Sylphide” de Kamila Moreira y Norton Fantinel del Ballet du Capitole de Toulouse (Francia).

La función del domingo nos permitiría apreciar la vitalidad de Dimensions Dance Theatre of Miami como grupo – y la idoneidad de Claudia Lezcano y Kevin Hernández como pareja solista - en “Imagined Notions” de Yanis Pikieris; regocijarnos con “La Bayadere” que bailó Gretel Batista (Houston Ballet) junto a Ihosvany Rodríguez (Cuban Classical Ballet de Miami) y reconocer la entrega de Adriana Díaz y Solieh Samudio del Ballet Nacional de Panamá en “Satanella Pas de Deux”.

En resumen, IBFM 2019 ha sido todo un éxito. Jiménez ya ha comenzado a trabajar en la edición número 25 del año próximo y Miami debe prepararse para lo que va ser una celebración sumamente especial.

  Comentarios