Danza

Farruquito lleva a Londres ‘un flamenco de raíz y desnudo’

Fotografía facilitada por Sadler's Wells del bailaor Farruquito con motivo de la entrevista que ha concedido a Efe.
Fotografía facilitada por Sadler's Wells del bailaor Farruquito con motivo de la entrevista que ha concedido a Efe. EFE

El bailaor Farruquito regresa a los escenarios de Londres para deleitar a los asistentes con una función de “improvisación” que muestra “un flamenco de raíz y desnudo”, explicó en una entrevista.

Con motivo del estreno de su nuevo espectáculo en el Festival de Flamenco de la capital británica, “Farruquito y Farruco”, el artista sevillano subrayó que para él “la improvisación es fundamental porque así es como nació este arte”.

“El flamenco no surgió en un conservatorio con alguien diciendo cómo hay que bailar, sino que nace del pueblo gitano andaluz que quiere expresar bien su pena o bien su alegría”, puntualizó.

Tan solo por medio del sonido de la guitarra y de la voz del cantaor, el artista se pone debajo de los focos londinenses el 23 y el 24 de febrero para bailar desde soleas y tarantos hasta tangos, jaleos y alegrías, siempre bajo las directrices del flamenco “más íntimo y tradicional”.

Trabajar por medio de la improvisación apasiona a Farruquito, quien destacó la “libertad de creación” que le da esta técnica y la unión que llega a conseguir con el resto de su equipo.

“Cada día siento de una manera diferente, por lo que vuelvo loco a los músicos, hago que no se relajen y que estén siempre alerta”, explicó el bailaor, que apuntó que tanto él como sus compañeros van “siempre todos a una” y que se han convertido en “una familia que se deja llevar por el sentimiento de verdad del momento”.

En este sentido, defendió que hay que “saber valorar y cuidar” esta disciplina cuando se intenta combinar con otros estilos para que “perdure siempre su verdad”.

“Estoy de acuerdo con que se hagan otro tipo de propuestas, pero es compatible el innovar y evolucionar sin tener que desvirtuar e irse a otros géneros”, apostilló.

Juan Manuel Fernández Montoya, más conocido como Farruquito, sostuvo con firmeza que es “un gustazo” trabajar con su hermano pequeño aunque a veces sea “difícil echarle la bronca”.

“Farruco es una persona muy polifacética; es coreógrafo, bailaor y músico. Es un pedazo de artista que todavía no está en el sitio en el que debe de estar pero seguro que llegará a dar mucho de que hablar”, indicó con cariño y admiración.

Afirmó además que “es una pena que el flamenco no se valore lo suficiente en España”, ya que de hacerlo “tendría más caminos abiertos”, y remarcó que los visitantes llegan a este país atraídos en parte “por este baile de raíz y por los toros”.

El artista aclaró que sus palabras “no son una crítica, sino que a veces estas cosas pasan”: “Tenemos el tesoro tan cerca de nosotros que no lo apreciamos como verdaderamente es y nos damos cuenta (de su importancia) cuando estamos fuera”.

Farruquito regresó a los escenarios en 2009 tras ser condenado a prisión por atropellar a un hombre, que resultó muerto, y darse a la fuga; siete años en los que confesó que ha evolucionado tanto como bailaor como en su forma de ver la profesión.

“Las cosas de la vida te hacen aprender y tener más presentes los valores y los principios como persona y como artista,”, subrayó.

El sevillano se toma ahora su trabajo “como una responsabilidad” hacia el público y como una herramienta que le sirve “de terapia para el alma” y de “disfrute personal”.

El bailaor repite experiencia un año más en el certamen que tiene lugar en el teatro Sadler's Wells de la capital británica, puesto que al público londinense le “gusta mucho el flamenco” y todo lo que transmite sobre la historia de España.

Después de haber conquistado las tablas de Japón y Estados Unidos, Farruquito reafirmó sentirse “comprometido e ilusionado” con su arte y manifestó su deseo de que “el mundo entero entendiese” la cultura española, gracias a su labor y a la de otros artistas.

  Comentarios