Danza

Festival de danza folclórica para unir a los países

Grupo Folklórico Timanatí, de Pompano Beach, representa a México en el Festival de danza folclórica ‘Descubre la Fuerza Vital’, este sábado en el Koubek Center.
Grupo Folklórico Timanatí, de Pompano Beach, representa a México en el Festival de danza folclórica ‘Descubre la Fuerza Vital’, este sábado en el Koubek Center. Jason Hudepohl

Al sur de la Florida llegan a poblarlo personas provenientes de todas las naciones latinoamericanas y de muchos otros países europeos, africanos y asiáticos. El festival de danza folclórica Descubre la Fuerza Vital (Discover Life Force Folkloric Dance Festival, DLF) se ha creado para promover y mantener vivas las raíces culturales de todos esos habitantes floridanos, a través de las danzas folclóricas de sus países.

Serán unos 12 países entre Chile, Perú, México, Haití y Cuba, y de España, la India, China y Tailandia, además de los aborígenes de la Florida, representados por diferentes grupos en esta segunda edición del festival, que a través de la danza celebran la energía vital, con las antiguas tradiciones que se mantienen en las danzas del folclor. Los organizadores son Ana y Chet Alexander, del Nityananda Center, en Coconut Grove, y se celebrará este sábado 2 de abril a las 7 p.m., en el Koubek Center, del Miami Dade College.

“El Nityananda Center es un centro universal para crear unidad, y sobrepasar los límites de lo que nos divide, lo mismo en la cultura que en la religión, porque primordialmente somos seres humanos”, expresó Ana Alexander, que es argentina de origen. “Estos son espectáculos diferentes de culturas que se juntan, y nuestro inspirador fue un gurú de la India, que tenía esta misma filosofía. El no pertenecía a ninguna religión, estaba abierto a todas las religiones, y nos inspiró a crear el centro y a poner su nombre, donde mi esposo y yo enseñamos todas las clases”.

“La idea de hacer un festival nació justamente porque en Miami cada cultura tiene su pequeño grupo, de Nicaragua, de Perú, todos separados, y esto fue para unir y educar a la gente”, explicó Alexander, “para abrir otros horizontes a la gente, y acostumbrarlos a cosas nuevas, poner el folclor en un lugar que sea de valor, porque está menospreciado, y para que sea muy importante para conservar nuestras historias”.

Alexander piensa que en el tradicional Festival de la Calle Ocho no se le da tanto valor a las diferentes nacionalidades. Y le pesa que los argentinos no estén representados esta vez, porque los dos bailarines del malambo se van del país. Pero los aborígenes americanos sí participarán. “Ellos creen mucho en el proyecto también, y se unieron a organizarlo, son de la American Indian Association of Florida, con muchas tribus diferentes, y los bailes son todos tradicionales, auténticos”, afirmó la organizadora.

Aunque en el centro de los Alexander enseñan yoga y artes marciales, Ana considera que en las formas antiguas este arte era como una especie de danza. “Cuando solamente se ven los movimientos parece una danza hermosa, las formas de utilizarlos se esconden, es lo duro dentro de lo suave, eso es lo que presentamos con nuestro grupo de estudiantes”.

La idea de hacer un festival nació justamente porque en Miami cada cultura tiene su pequeño grupo, de Nicaragua, de Perú, todos separados, y esto fue para unir y educar a la gente

Ana Alexander, organizadora del Festival

Para representar a México surgió el Grupo Folklórico Timanatí, que quiere decir “el mejor” en el dialecto náhuatl. “Somos 19 personas entre niños y adultos, y nos reunimos todos los lunes, martes y jueves para el ensayo. Somos de un grupo mormón, el maestro Sergio Arroyo y yo”, contó Paz Alexandre, la organizadora de este grupo en Pompano Beach. “Nos presentamos en iglesias y en eventos culturales hispanos donde nos inviten. La base es el restaurante mexicano de mi mamá, Taquería Doña Raquel, con tienda de artículos para fiestas, y de abarrotes, de todos los productos mexicanos, que no se consiguen en otros lugares. Yo colaboro con ella en los negocios, y la mayoría de nuestro grupo es de Pompano y de los alrededores, pero Ana nos contactó para participar el año pasado, ella fue al Consulado mexicano y le dieron mi número de teléfono”.

Arroyo y Alexandre comenzaron a organizar el grupo hace cuatro años, para recordarles a los niños su cultura, que no la conocían. La música que usan mayormente es la del estado de Jalisco, que tiene un folclor muy extenso, pero ejecutan bailes de seis estados de México. “Somos 32 estados, imagínese los que nos faltan. Vamos a ejecutar tres bailes: el jarabe tapatío de Jalisco, la danza prehispánica de Puebla, y El son de la negra, de Jalisco”.

A Chile los van a representar René Murúa y su grupo Danza de la Frontera. “Estamos interesados en que la comunidad de Miami pueda conocer la cultura tradicional chilena desde el ámbito de las danzas folclóricas”, expresó Murúa. “El baile nacional es la cueca chilena, hay muchas cuecas en Bolivia y en Argentina también, ya que esa es la riqueza de la gran variedad de expresiones propias de la región”.

Murúa considera que en el caso de Chile, se desarrolló con raíces también africanas, no solo españolas en esos tiempos, cuando la zamba del folclor africano también influyó.

“Todas las danzas son fruto de una integración de la influencia española entre los pueblos mapuches y araucanos, y ellos tenían sus propias danzas, el ritmo está marcado por ellos en el baile, que es como un ritual, un agradecimiento a la tierra, con el zapateo, y la forma en que se golpea la tierra, lo que tiene significados bien profundos”, comentó el director chileno. “Tengo la contribución de la compañera de baile Verónica Miranda, también chilena; del club Raíces de Chile, que es un lugar donde nos encontramos y de los campos de FIU al aire libre. También tengo un estudio en Kendall”.

Para las danzas del Perú se prestó a hablar Marcelo Fernández, que dirige Marinera Norteña 305. “Esta escuela de danza tiene la finalidad de difundir la marinera, que es un baile para seguir cultivando nuestras raíces como peruanos, y se cataloga como el baile nacional, en todas las regiones del Perú y en todas las ciudades, aunque hay serrana de la costa del norte, y de la costa del sur, todo es lo mismo, el mismo patrón de los pasos, y de la música, que nace en la costa”, describió Fernández. “Cada región del Perú le da toques, y produce su estilo, la norteña es bien alegre, muy salerosa; el mensaje es en sí el enamoramiento, de cómo se va envolviendo la música entre el hombre y la mujer y cómo él comienza a acecharla, y ella comienza a provocar al hombre. La mujer también gana y el hombre queda rendido ante ella”.

Al parecer de Fernández esta forma se está difundiendo mucho, y se ha hecho muy popular en la televisión, porque hay un concurso mundial de marinera, en enero. También se está dando a conocer por Internet, y es un tema esparcido a nivel mundial, con concursos en todos lados, España, Italia y Canadá.

“Va a haber un concurso en julio, para ver qué pareja baila mejor que la otra, los hay de niños, de jóvenes, de adultos y de mayores. Es un baile que se creó a partir de la guerra del Perú con Chile, los soldados chilenos que invadieron el Perú en esa época trajeron la cueca chilena, y la gente del pueblo que lo veía, comenzaban a imitarlo, burlándose de los chilenos, pero comenzaron a agarrarle el gusto, y lo comenzaron a modificar, y salió el tema de la marinera. Hubo un señor que lo reconoció, Abelardo Gamarra Rondó, y le puso ese nombre [compuso la primera canción de la marinera, La Concheperla]. En Perú hay una chica que es modelo, Emilia Drago, ella baila en la tele y ha participado en el mundial, y Alan García en algunas de sus campañas bailaba la marinera. En Europa van a las plazas, y la bailan frente a la torre Eiffel, en ‘flash mode’.

Soy el único de mi familia que baila en el campeonato mundial en la ciudad de Trujillo, en las grandes finales, hoy por hoy estoy entre los 15 o 20 mejores bailarines de los que bailan marineras”, aseguró Fernández, quien trabaja también como chef en Aromas del Perú de Kendall.

El resto de los grupos que participarán son: de Haití, Nancy St Leger, con la NSL Dance Ensemble; Jaya Devi Arts, un grupo indocaribeño a cargo de Denise Baboolal; de Bolivia, el grupo Bolivia Mágica Ballet Folklórico; de España, Baila Flamenco, con Esther Pardo; de Venezuela, Danza y Tambor, con Ana Arrieta, y de Tailandia, Lady Nuu. Ana y Chet Alexander representarán a China.

Discover Life Force Folkloric Dance Festival, sábado 2, de 7 p.m. a 9:30 p.m., en Koubek Center del MDC, 2705 SW 3 St. Entradas $25 de antemano y $30 en taquilla. A la venta en Nityananda Center, (786) 333 1557, 2829 Bird Ave., suite numero 10, Miami Fl. 33133. Parqueo por valet en el Koubek, $5.

  Comentarios