Alicia Civita

En medio de escándalo, ex primera dama mexicana anuncia su divorcio de Peña Nieto

Enrique Peña Nieto (i), Angélica Rivera. Foto de archivo.
Enrique Peña Nieto (i), Angélica Rivera. Foto de archivo. EFE

En un escueto comunicado y después de día de un escándalo de infidelidad por parte del ex presidente mexicano Enrique Peña Nieto, su esposa, Angélica Rivera, anunció el viernes que había decidido poner fin a su matrimonio de ocho años.

“Lamento profundamente esta situación tan dolorosa para mí y para nuestros hijos”, dijo Rivera. “Por tal motivo he decidido divorciarme”.

Angélica Rivera, también conocida como La Gaviota, mantuvo una relación con Peña Nieto desde 2008 y se convirtió en su esposa en noviembre del 2010. Entre los dos tienen siete hijos. El ex mandatario era viudo y ella divorciada.

View this post on Instagram

Yes, this is my squad ;)

A post shared by Sofia Castro (@sofia_96castro) on

Durante el sexenio presidencial de Peña Nieto se convirtieron en la pareja más criticada de México, con acusaciones de corrupción y escándalos de infidelidades y excesivos gastos personales. Rivera, particularmente, estuvo en el centro de investigaciones por inversiones en bienes raíces.

Cuando conoció al ex mandatario, Rivera era una de las actrices de telenovelas más queridas de México.

Aunque su separación era un secreto a voces en México, los rumores subieron de volumen en octubre del año pasado, cuando un reconocido columnista aseguró que ya tenían dos años viviendo vidas separadas. Los periodistas de chismes y algunos de política pronosticaron que anunciarían la separación formal una vez que terminara la presidencia, que concluyó en diciembre de 2018.

Lo que nadie se esperaba era que el anuncio sería precipitado por una foto que mostraba a Peña Nieto en Madrid al lado de una rubia modelo mexicana identificada como Tania Ruiz Eichelman.

De inmediato la mujer de 31 años y madre de una niña fue señalada como la novia del mandatario.

En su comunicado, Angélica Rivera da indicios de que regresará a la televisión. Es difícil que encuentre un papel más complicado, dramático y doloroso que el que hizo en la vida real como la esposa de uno de los presidentes menos populares de la historia mexicana. Como siempre, la ficción se queda corta frente a la vida real.

  Comentarios