Alicia Civita

Alex Fernández heredó de su papá Alejandro Fernández mucho más que el apellido y la fortuna de la familia

Vicente Fernández está feliz, revitalizado. Alejandro Fernández está orgulloso, sorprendido. Y es que no se habían dado cuenta de que Alex Fernández, el hijo mayor de El Potrillo, había heredado mucho más que el apellido y la fortuna de la familia.

Alex, de 25 años, no había mostrado interés por cantar profesionalmente, y se había guardado su sueño de seguir los pasos de su abuelo y de su papá. Eso, hasta que el legendario Vicente Fernández le escuchó cantar y como el Charro de Huentitlán reconoce un gran talento en minutos, de inmediato le dijo: “Pero tú cantas. Ya está, te voy a lanzar”.

Así nos lo contó Alex Fernández durante una visita a Miami para promocionar su tema “Lo primero que haría”, el segundo sencillo de su primer disco, que sacará al mercado en marzo. “Mi abuelo estuvo involucrado en todo”, dijo.

View this post on Instagram

Sensei

A post shared by Alex Fernández (@alexfernandez.g) on

Vicente Fernández, a quien su nieto llama “mi sensei”, debe reconocer en la voz de Alex la suya. Además, alguien que comparte su pasión por las rancheras. “Sin criticar a mi papá, pero a mí me gustan más sus rancheras que sus canciones pop”, reveló el joven.

Su meta es modernizar la música mariachi. Él quiere que los jóvenes se enamoren del género que él ama. Tiene metas grandes. Se ve ganando un Grammy. Quiere que su abuelo y su papá, además del resto de la familia, se sientan orgullosos de él, que el público sienta que sí puede llenar los zapatos inmensos que le abrieron el camino.

View this post on Instagram

Aqui 2 padres y 2 hijos

A post shared by Alex Fernández (@alexfernandez.g) on

“Venir de la familia que vengo tiene cosas negativas, como las expectativas”, reflexionó. “También es una bendición, pues me abre una puerta. Pero al final, la gente es la que decide si yo les gusto o no. No hay apellido que pueda lograr eso”.

Alex Fernández es un joven educado, lo primero que viene a la mente es que su mamá lo crió muy bien. De hecho, América Ginart lo estaba acompañando en el viaje, al igual que su novia de hace siete años.

“El consejo más grande que me dieron mi papá y mi abuelo es que tengo que aprender a balancear mi vida familiar con mi vida profesional. Si logro eso, todo estará bien”, indicó.

  Comentarios