Alicia Civita

Netta Barzilai, la reina pop de Israel que se muere por cantar con J Balvin

Netta Barzilai.
Netta Barzilai. Cortesía

El Shuk Ha’Carmel, un mercado popular en el área antigua de Yaffo, en Tel Aviv, es una explosión de colores. Tradicionalmente los tonos intensos los daban los alimentos, en especial las frutas y las especias, hasta el 2018, cuando comenzaron a aparecer faldas de tul en tonos fosforescentes. El fenómeno es cortesía de Netta Barzilai, la reina del pop de Israel.

Barzilai saltó a la fama días antes de quedarse desamparada. “Mi mamá me había dicho que ya no me podría ayudar más a pagar el alquiler cuando recibí la noticia de que había sido aceptada para concursar en Stage Stage”, un concurso al estilo La Voz, de donde sale el representante de Israel al prestigioso concurso europeo Eurovision.

“Gané los dos y todavía me cuesta creerlo”, nos contó en la ciudad israelí, gracias a una invitación de la organización Fuente Latina. Netta se declaró fascinada por la cultura latina. Fan del reggeaton, su desenfado y personalidad avasalladora hacen que sorprenda, y mucho, el sonrojo al hablar de sus reguetoneros favoritos. “Me gusta J Balvin. También Maluma, pero [la canción] ‘Mi gente’ es una maravilla”, afirmó y de inmediato se puso a cantar las letras y a imitar la música de ese éxito del colombiano y Willy William.

“Sería un sueño cantar con cualquiera de ellos”, aseguró. “Sería uno de los mejores días de mi vida”.

No es que sea fácil superar los días que ha tenido Netta desde que se convirtió en la primera israelí en coronarse en Eurovision, en mayo del 2018. La joven de 26 años se ha convertido en el símbolo de las mujeres “diferentes” en su país, donde no hay líneas de ropa de tallas grandes. Tampoco un movimiento fuerte de inclusión para las personas de todos los tamaños.

“Acá no hay eso que ustedes tienen en Estados Unidos”, explicó. “Para hacer mis atuendos he tenido que comprar una o dos faldas, por ejemplo, y decirle a mi costurera, quiero algo así, pero para mi talla”.

A diferencia de otras mujeres curvilíneas, Netta se negó toda su vida a cubrirse y, por el contrario, hace todo lo posible para ser notada. Sus looks incluyen colores fuertes y brillantes. Sus peinados son poco tradicionales. “Soy como un rinoceronte y soy hermosa”, afirmó.

Now in English It is very strange, bringing a song to the world. It is like giving birth to a child, especially as he keeps changing every second and has 250 parents, who feel possessive about him, and each one gives him a slightly different touch. Even more strange and wondrous is to introduce him to the world. Nothing prepares you for this paralyzing fear of what the children in the class will think of him, whether he will fit in or whether he will be invited to play football. Bassa Sababa is our first work here at “Netta”. It is independent, unrelated to any competition or event, and is a spectacular, joyous, rhythmic, funny, and unapologetic, an opening shot to a long way together. I‘m so lucky that I have been privileged enough to work with the greatest artists in Israel and abroad, and to call them partners in this journey. It is great to say their names aloud, they deserve it, and much more. Artistic & musical Director: @avshalomariel Musical Producer: @stavbeger Personal Management : @n.gesundhait Director: @royraz Post production: @gravitycreativespace Producer: Limor Abekasis Nevo Art Director: @shmuel_ben_shalom Photographer: @daniel_kaminsky1 Choreography: @omridru & @or_schraiber Movement director: @maigolan5 Social Management: @niv_shaked1 Representation: Tmira Yardeni Tedy productions Styling: @itay_bezaleli Hair Design: @avimalka1 Makeup Artist: @eranis Guys you are my everything! I love you.

A post shared by netta barzilai (@nettabarzi) on

Muchos en Israel y Europa están de acuerdo. Netta se ha convertido en la voz de la inclusión, el sueño de las niñas que no caben dentro del estereotipo de belleza. La reina de comunidades minoritarias, como la LGBTQ. Los vendedores en el Shuk Ha’Carmel se han apertrechado de faldas, vestidos y pelucas al estilo Netta para el Purim, la fiesta judía en la que muchos se disfrazan.

“Cada vez que alguien me dice lo que significa mi triunfo para ellos, me emociono y después trato de olvidarlo. Si pienso mucho en eso puede que me enfoque en lo que ellos quieren de mí y no es el camino que quiero seguir ahora”. Su misión es ser ella misma, y así inspirar a otros a hacer lo mismo.

Si esa misión incluye cantar con J Balvin estaría más que feliz, refirmó, y se volvió a reir.

También se prepara para ser la anfitriona de Eurovision 2019 en Israel este año, lo que la obligó a tocar el tema de la política cuando algunos países trataron de boicotearlo. “Creo en el diálogo, creo en la protesta”, indicó y para ella pelear por lo que se quiere y por lo que se cree es la forma en que se cambian las cosas.

  Comentarios