Alicia Civita

Leonardo Padrón le devuelve la sonrisa a los ejecutivos de Univision

Detrás de los despidos: Cadenas de televisión en español pierden audiencia

Los despidos de algunas de las caras más conocidas de la televisión en español han puesto el foco en el verdadero problema del sector: la falta de interés de los más jóvenes, que prefieren la televisión en inglés y los servicios de streaming online.
Up Next
Los despidos de algunas de las caras más conocidas de la televisión en español han puesto el foco en el verdadero problema del sector: la falta de interés de los más jóvenes, que prefieren la televisión en inglés y los servicios de streaming online.

Los últimos años no han sido fáciles para Univision. A las malas noticias financieras, se le había sumado una caída casi permanente en los ratings del horario estelar de lunes a viernes, que se les había hecho imposible remontar. Eso hasta que se estrenó Amar a muerte, la telenovela/serie del escritor venezolano Leonardo Padrón.

Desde su primer día, Amar a muerte, protagonizada por Angelique Boyer, Michel Brown y Alejandro Nones, dominó el horario de las 10 p.m. y la historia de amor, en un universo en el que las almas transmutan y la muerte practica el voyerismo entre los vivos, logró no solo darle el número uno a Univision, sino de alcanzar números de audiencia que ya no se veían en la televisión en español. En pocas palabras, devolverles la sonrisa a los ejecutivos de Univision.

Según cifras de la medidora Nielsen, la final de Amar a muerte fue vista por más de dos millones de personas en Estados Unidos, de los cuales 957.000 son parte de la audiencia más codiciada por los anunciantes, los adultos de entre 19 y 49 años.

“La magnitud del éxito de Amar a muerte ha sido una sorpresa muy positiva”, nos dijo Padrón cuando terminaban de grabar las últimas escenas en la Ciudad de México. “Escribir para una audiencia más universal fue un gran ejercicio. También el trabajar dentro de un proyecto que buscaba reinventar, de cierta manera la telenovela”.

Amar a muerte, producida por W Studios y Lemon Studios, fue el resultado de una búsqueda clara. La meta era encontrar cómo mantener la fórmula que ha convertido a las telenovelas en el género de televisión más exitoso de la historia, pero insertándole los elementos de sofisticación que espera el público joven. Eso, sin abandonar la esencia de la cultura latinoamericana. Con esos parámetros en mente salió de la mente de Padrón un universo en el que un profesor universitario, un sicario y un empresario morían al mismo tiempo durante un eclipse. Sus almas se intercambian de cuerpos. El empresario además es dueño de un conglomerado de medios de comunicación, en el que se lavan dólares. “Es un enredo fabuloso y basado en cosas que pueden pasar”, asegura Padrón.

Para terminar de complicar las cosas, las hijas del sicario y el empresario se enamoran, en lo que ha sido una de las historias de amor con mayor repercusión en la historia de las redes sociales en español. Las #Juliantinas, fans de los personajes Juliana y Valentina, se convirtieron en un fenómeno a favor del respeto a las relaciones homosexuales. “Macarena (Achaga) y Bábara (López) hicieron un trabajo extraordinario y el público se los ha reconocido”, expresó el escritor. El público está pidiendo un spin-off de Amar a muerte, en las que las protagonistas sean Juliana y Valentina.

También están pidiendo una segunda temporada de Amar a muerte, que ha tenido un éxito similar en todos los países en los que se ha estrenado, incluyendo a México donde arrasó el fin de semana pasado en los Premios TV y Novelas. Padrón aun no se ha pronunciado al respecto. Tampoco las productoras, pero el capítulo final dejó suficientes líneas abiertas como para que haya la esperanza. Probablemente todo dependerá de cómo funcionen para Univision y Televisa la programación que le siga a la serie.

  Comentarios