Alicia Civita

Dora y Diego en la película sobre la famosa exploradora son latinos y sienten responsabilidad

Cortesía Paramount Studios & Nickelodeon

Isabela Moner y Jeff Wahlberg son las jóvenes estrellas de la película Dora and The City of Lights, que se estrenó el viernes, en la que están acompañados por Eugenio Derbez, Eva Longoria y Michael Peña, entre otros artistas en su mayoría latinos.

Moner y Wahlberg vinieron a Miami para contarnos sobre su increíble experiencia filmando la película en Australia y trabajando con un equipo estelar de latinos, algo que nunca imaginaron que podía pasar.

“Es una gran responsabilidad encarnar a la Dora de carne y hueso, un personaje que tanta gente quiere y que, en muchos casos, es la primera vez que conocieron a una niña latina”, dijo la joven de madre peruana.

Para Wahlberg, sobrino de Mark y Donnie Wahlberg y de mamá dominicana, aun es “surreal” estar en su ciudad promoviendo su primer gran papel. A sus 23 años, el chico nacido y criado en Miami reconoce que el haber sido escogido para hacer de Diego, el primo de Dora la exploradora, le pareció divertido “hasta que me di cuenta de lo grande que era esta película. Sí, siguió siendo divertido, pero todo tenía otra magnitud”.

Aun teniendo en mente que Dora and The City of Lights es la primera película de gran presupuesto hecha por un estudio de Hollywood, en este caso Paramount, con un elenco latino y pensando en el público hispano, los jóvenes la pasaron increíble durante la filmación.

Longoria y Derbez también vinieron a Miami y contaron sus propias historias de la filmación. La estrella y productora de la serie Grand Hotel interpreta a la mamá de Dora y cree tanto en el proyecto que se fue a Australia a las ocho semanas de dar a luz y con su bebé Santiago para participar en él. “Fue la primera vez que hice de mamá siendo ya una mamá”, nos dijo Longoria. “Además, en los dibujos animados nunca se vio a la madre de Dora. Era una gran oportunidad”.

Derbez, por su parte, hasta participó como productor ejecutivo en el proyecto. Sin embargo, eso no fue el mayor reto. El actor reconoció que casi se ahoga en una de las escenas más demandantes. “Es la película que más me ha costado físicamente”, reconoció.

Dora and The City of Lights comienza cuando Dora era una niña viviendo en la selva peruana con sus padres y recibiendo la visita de su primo Diego en las vacaciones. Aislada de otros niños, Dora crea una conversación con un público imaginario al que le habla como lo hacía el personaje de los dibujos animados. Pasa el tiempo y la chica ya adolescente es enviada a California, para que aprenda a relacionarse con otros jóvenes de su edad, mientras sus padres van a buscar la ciudad perdida.

Su experiencia en la ciudad se le hace más difícil que lidiar con los animales salvajes. Cuando sus padres desaparecen debe regresar a la selva y allí comienza la mayor de sus aventuras.

Moner, a quien ya hemos visto en Transformers y Sicario 2, entre otras, es lo mejor de la cinta. Se convierte en Dora de tal manera, que erradica todo recuerdo de la niñita de la serie de Nickelodeon. La acción y la premisa encantará a los más pequeños, pero no se puede decir que es una de esas cintas que tiene una doble lectura también para los adultos. Aun así, es un logro importante que vale la pena apoyar.

Entrevista en Miami con los artistas latinos de la película Dora and The City of Lights que se estrenó el viernes en Estados Unidos sobre la famosa exploradora. (Entrevista en Inglés).

  Comentarios