Alicia Civita

Hijos de Jenni Rivera empiezan cuarta temporada de su reality envueltos en nuevos dramas y proyectos

El programa The Riveras, el celebreality de los hijos de la fallecida cantante Jenni Rivera, logró el primer lugar de sintonía entre los canales de cable que transmiten programación en español con el primer episodio de su cuarta temporada.

No sorprende. La vida de la familia Rivera sigue siendo un imán para los que los aman y para los que los odian, más aun cuando el show se centrará en la controvertida boda de la mayor Chiquis Rivera y Lorenzo Méndez, el ex cantante de La Original Banda El Limón.

Chiquis y Lorenzo vinieron a Miami directo de una mini luna de miel en Puerto Rico y horas después de que saliera a la venta un nuevo libro sobre Jenni Rivera, tocando la separación de La Diva de la Banda y su tercer esposo, el ex pelotero mexicano Esteban Loaiza, quien hoy cumple una condena en California por narcotráfico, separación de la que algunos siguen culpando a su hija.

La pareja también se preparaba para acudir al día siguiente a un juzgado de El Paso, Texas, donde se dirime una demanda y contrademanda con la ex esposa del cantante.

Aun así, nada les borraba la sonrisa, y es que los artistas aún traen el aura de felicidad de los recién casados. Están convencidos de que nada en su vida profesional o personal los podrá separar y consideran que esta es la mejor época que experimenta la familia completa desde el doloroso accidente aéreo en el que murió Jenni Rivera en diciembre de 2012.

Además de la boda, la temporada también contará cómo Johnny, el hijo menor de la cantante, se debate entre una carrera artística y entrar a la universidad. La experiencia de Jenicka como modelo de tallas grandes, el talento de Mikey como grafitero y el complicado divorcio de Jaqie.

“Es por eso que el público nos sigue”, nos dijo Chiquis. “Porque somos auténticos. No nos guardamos nada, es algo que aprendimos de mi mamá”.

  Comentarios