Olga Connor

Una noche romántica con el Miami City Ballet

Pas de deux de Katia Carranza y Kleber Rebello en ‘Dances at a Gathering’.
Pas de deux de Katia Carranza y Kleber Rebello en ‘Dances at a Gathering’. Cortesía

El programa II, Dances at a Gathering, del Miami City Ballet, este fin de semana en el Adrienne Arsht Center, contará con la música más romántica de todos los tiempos. Jerome Robbins escogió 18 piezas musicales de Federico Chopin, el compositor romántico por excelencia, para crear en 1969 para el New York City Ballet, su ballet Dances at a Gathering, una obra maestra del siglo XX.

Además se presentará una premiere para MCB, Brahms/ Handel, también de Robbins, quien invitó a la coreógrafa Twyla Tharp a compartir con él en su creación. Es sobre una música del romántico Johannes Brahms (1833-1897), Variaciones y Fuga, sobre un tema de George Frideric Handel, para solo de piano, compuesta en 1861, que consiste en 25 variaciones y una fuga al final. Luego sería orquestada con gran maestría por Edmund Rubbra, que es la versión que se oirá en el teatro Ziff Ballet Opera House del Arsht.

Brahms/Handel es el resultado de una colaboración en que se fusionan dos estilos únicos y diferentes, a veces confrontacionales. Lo que el bailarín principal Renato Penteado describe como “la diferencia entre lo neoclásico de Robbins y lo contemporáneo de Tharp”. Es una música divertida y los coreógrafos parecen estar jugando un poco con los temas.

“Es un ballet ecléctico, de mucha agilidad, con pas de deux incómodos e intrincados, que parecen fáciles, pero no lo son”, afirma Penteado. “El cuerpo de baile, empieza con la parte de Robbins, luego aparecen los pasos de Twyla, es un intercambio entre las dos partes, que es muy exaltado y nada aburrido”.

“Una de las cosas que demuestran las locuras de la pieza es que el partenaire carga a la bailarina y luego la pone boca abajo”, comenta Penteado. “Requiere mucha energía, mucho de la pareja, los dos coreógrafos son difíciles, pero muy buenos de bailar, nunca se para de bailar, y fue la bailarina Stacy Cadell, que bailó antes este ballet, quien nos dio las pautas al ensayarlo”.

La orquestación de Brahms / Handel no usa el piano, nos informa Francisco Rennó, pianista del MCB. “Esta pieza de Brahms es sobre el tema barroco de Handel, con variaciones que tienen elementos del barroco con la influencia romántica”, explica el pianista. “Brahms y Robert Schumann eran amigos, y Brahms estaba enamorado de Clara, un amor que no fue correspondido, amor de una sola parte, la de él, ambos eran muy amigos, solo por eso le dedica la pieza a ella”.

“En las competiciones ellos piden este tipo de piezas, por su tecnicismo, y la toqué muchas veces, como solo de piano”, dice Rennó. Pero en el ballet basado en las piezas de Chopin, Dances…, Rennó es una de las estrellas, y debe tocar él solo por más de una hora. “Agota, pero es parte del trabajo, y estoy seguro de que para los bailarines también es agotador. Para mí es la concentración, la cuestión de estar atento con un ojo en el escenario, y a la vez con un ojo en el piano”, confiesa. “La parte más crucial, la parte técnica, lo hago por mi cuenta, es parte de toda mi vida. Ya no es una dificultad. Y me sé todo el ballet de memoria, después de muchos ensayos, muchas veces. Cien veces quizás, uno automáticamente lo graba. Mi trabajo es hacer los ajustes necesarios para la danza, porque esto es un matrimonio, una cooperación, yo también tengo que adaptarme a ciertas cosas, que no haría si estuviera en concierto”.

“Toda mi vida crecí tocando a Chopin, es la vida de todo pianista, Listz, los románticos, la época de oro del piano, ahí se escribió la memoria de la música de piano, de 1830 a fines de siglo, es algo muy especial, la pura belleza de la música. No conozco a nadie que no le guste Chopin”.

Dances at a Gathering es un ballet sin aparente historia, en una sucesión de danzas en parejas, tríos, grupos mazurcas, estudios, “scherzos”, nocturnos y valses, alternando ritmos rápidos y lentos, todo con un tono poético.

“Yo entro como si conociera el lugar, en un solo lento, recuerdo ese lugar, y cuando me voy ya lo reconozco”, dice Penteado. “Hago solamente cinco solos y ‘pas de deux’ y técnicamente es muy específico. Cuando se estrenó en 2005 y repetimos en 2010, hice la parte que estrenó Edward Villella, ‘the brown boy’. Se trata de las relaciones con tus amigos en una reunión, como si estuvieras bailando con amigos y familia, como un reencuentro”.

Eso es lo que indican algunos títulos que Robbins le dio a las danzas, como el Vals del viento --que montó para Allegra Kent y John Prinz--, o Señora de la casa, Perrazo/ perrito, el Baile del camino, o de Las tres hermanas, que estarían dentro de un bosque, en una noche con Chekhov.

Dances at a Gathering, viernes 11 de enero a domingo 13 en Adrienne Arsht Center; 18 al 20 en Kravis Center y 26 y 27 en Broward Center. Entradas desde $29. Información: (305) 929-7010 o (877) 929-7010 (de lunes a viernes 10 a.m. – 5 p.m.) o en www.miamicityballet.org

  Comentarios