Olga Connor

Walter Mercado, la astronomía y la astrología

La oportunidad de hablar con Walter Mercado, el astro de los astros, que está aquí con nosotros esta semana por su homenaje y exposición “Mucho, Mucho Amor: 50 años de Walter Mercado”, en el Museo de Historia de Miami, me pareció muy incitante para dejarla pasar.

Aunque ya ha sido entrevistado excelentemente por Sarah Moreno en este diario, yo solo le hice preguntas sobre astrología, que es una de mis pasiones. Sus conocimientos van mucho más allá de sus capas relucientes y extravagantes de figura de la televisión. Tiene erudición y sabiduría en todos los terrenos esotéricos, y mucha simpatía genuina.

Por eso quise preguntarle sobre su métier. Él dice que las creencias astrológicas son muy antiguas, pero fueron los griegos los que pusieron nombres a los signos que usamos. Estos se referían a la constelación que aparecía detrás del sol el día que uno nacía. Tenían nombres de animales, por eso el Zodiaco significa la rueda de los animales. Dos milenios antes de Cristo en Grecia, la astrología y la astronomía nacieron juntas. No fue hasta el siglo XVII, con los nuevos conocimientos científicos, entre ellos el heliocentrismo, que comenzaron a separarse.

Y de esto quise hablar con Walter Mercado, porque según la astronomía esas constelaciones tras el sol que vemos desde la Tierra ya no son las mismas de antes, debido a un fenómeno llamado “precesión”. El signo de Leo comienza del 23 de julio hasta el 23 de agosto astrológicamente. Pero en la realidad física de esta época el sol no aparece enmarcado por la constelación de Leo hasta el 10 de agosto, que estará ahí hasta el 17 de septiembre.

La Tierra se bambolea como un trompo, gordo en el Ecuador y achatado en los polos, y debido a esto su eje de rotación se desplaza, recorriendo una circunferencia completa cada 25,776 años, por lo que ocurre la “precesión” de los equinoccios. Lo que produce una era de 2,148 años o de 21 siglos y 48 años.

¿Por qué la astrología quiere desconocer esa realidad y no la de las eras?

“Ha sido el acuerdo de los grandes astrólogos mantener los nombres de los signos con las fechas originales”, explica Walter Mercado. “Porque la historia de la astrología es de muchos siglos, y hay una gran fraternidad, es la ciencia más vieja y la más atacada, los principales astrólogos lo han sacado a relucir muchas veces; todos los grandes maestros han aceptado que sigan los mismos nombres de acuerdo con las mismas fechas”.

“Los nombres de las eras sí se aceptan, porque la energía de Acuario baja a despertar a la humanidad”, afirma el astrólogo. Un alto porcentaje de personas hoy día nacen cuando el sol está en un signo anterior al que dice su carta astrológica. Pero la forma en que lo resuelven los astrólogos es manteniendo el nombre del signo, según las fechas tradicionales. Lo que importan son las fechas del sol, y de las estaciones, según Walter Mercado.

Los antiguos se fijaban que cuando aparecían en el firmamento un cierto grupo de estrellas comenzaban las estaciones o había inundaciones anuales. Así comenzaron a hacer calendarios que fijaran el valor de esas constelaciones. El primer punto de Aries o cúspide era el sitio para el equinoccio vernal, en marzo. Ahora es Piscis, llegando al borde con Acuario, debido a la “precesión” de los equinoccios.

Para Walter Mercado las señales de los astros siguen siendo como los de un mapa celeste para la adivinación. “Los visualizo, a los astros y los planetas, como si fueran seres, como si fueran mapas, son las dos cosas, son un indicador”.

Por ejemplo, cuenta cómo Plutón, que tiene que ver con la sangre, al pasar por el signo de Escorpio, que se refiere al semen, apareció el Sida. Y cuando este planeta pasó por Sagitario, dice, se murieron muchos religiosos por suicidios en el sitio de Tim Jones, en la Guayana.

“También dije que Rosselló [el Gobernador de Puerto Rico] iba a renunciar a fines de julio, o a principios de agosto, porque vi los indicadores”. Y opina que Maduro caerá, y que no habrá guerra nuclear por largo tiempo, “porque los egos de líderes como el de Corea del Norte y de los Estados Unidos no quieren morir, por mucho que hablen”.

Y de Cuba dice que “pasó del signo de Escorpio al de Capricornio, antes todo era alegría y fiesta, un paraíso, y ahora hay tristeza”.

Hace hincapié en lo que significa para la humanidad la señal de la era de Acuario, que anuncia la paz y la expansión universal, como dijo en su libro Más allá del horizonte: visiones del nuevo milenio. (Vea en you tube).

Correo: olconnor@bellsouth.net.

  Comentarios