Gente

Suspenso y sorpresa en los premios Oscar

Pilar Bardem besa a su hijo al anunciarse su premio por mejor actor de reparto.
Pilar Bardem besa a su hijo al anunciarse su premio por mejor actor de reparto. AP

Javier Bardem se convirtió en el primer español en ganar el Oscar al Mejor Actor de Reparto por su espeluznante encarnación en inglés de uno de los más nefastos villanos en la historia del cine estadounidense en el ultraviolento drama de suspenso No Country for Old Men , que también fue nombrado Mejor Película del 2007 por los más de 5,000 miembros de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas (AMPAS).

Durante el tradicional desfile por la alfombra roja más ilustre del planeta, Bardem había dicho en español "Que Dios reparta suerte''. En el escenario, con el trofeo en su mano le dedicó el premio a su madre, Pilar Bardem, y a su país, una vez más en castellano: "Mamá esto es para tí, esto es para tus abuelos, para tus padres, Rafael y Matilde, esto es por los cómicos de España que han traído como tu la dignidad y el orgullo a nuestro oficio. ¡Esto es para España!'', exclamó ante un coro de entusiasmo en uno de los momentos más memorables de la ceremonia.

Quizás el estado de emoción más notorio percibidos en los rostros de muchos de los contrincantes durante la 80a. entrega de las codiciadas estatuillas doradas anoche en el Teatro Kodak en el corazón de Hollywood fue precisamente suspenso. A pesar de algunos "favoritos'' en diversas categorías, el veredicto de la Academia es casi siempre impredecible hasta que los sobres se abren.

De hecho, la victoria de la francesa Marion Cotillard por su insuperable personificación de Edith Piaf en La Vie en rose --la favorita era la británica Julie Christie por Away from Her y la del inglés Daniel Day-Lewis por el drama de época sobre el petróleo, ambición y obsesión, There Will Be Blood, en las altamente competitivas categorías de Mejor Actriz y Mejor Actor, respectivamente, contribuyeron a la intensidad de una de las menos espectaculares ceremonias en largo tiempo.

Cotillard se convirtió en la primera parisina en ganar el Oscar por una actuación protagónica en francés. Su sorpresa se manifestó en el escenario donde Forest Whitaker le presentó el más que merecido galardón. Sumamente emocionada, la actriz declaró: "Gracias vida, gracias amor. Es verdad que existen ángeles en esta ciudad''.

La inglesa Tilda Swinton se llevó el premio a la Mejor Actriz de Reparto por su interpretación de una abogada corrupta en el drama psicológico Michael Clayton, protagonizado por George Clooney.

Los hermanos Joel y Ethan Coen compartieron el premio al Mejor Guión Adaptado por No Country for Old Men, basado en la novela homónima de Cormac McCarthy, además del Oscar al Mejor Director. La escritora Diablo Cody ganó en la categoría de Mejor Guión por la tragicomedia Juno, sobre el embarazo de una precoz adolescente interpretada por la canadiense Ellen Page.

El compositor italiano Dario Marianelli recibió el trofeo por la exquisita música del del drama de guerra y romance Atonement. El bello tema Falling Slowly, de la película irlandesa Once, fue seleccionada Mejor Canción.

Alexandra Byrne se llevó el primer premio de la noche por el despampanante vestuario de Elizabeth: The Golden Age. Jan Archibald y Didier Lavergen colectaron sus trofeos por el maquillaje de La Vie en rose. El Oscar al Mejor Diseño de Producción fue otorgado a los italianos Dante Ferretti y Francesca Lo Shiavo por la escenografía del musical Sweeny Todd: The Demon Barber of Fleet Street.

Nicole Kidman le presentó un Oscar honorífico a Robert Boyle, de 98 años de edad, el aclamado diseñador de escenografía, reconocido por sus colaboraciones con Alfred Hitchcock en clásicos como Shadow of a Doubt, North by Northwest y The Birds.

En las categorías técnicas, Robert Elswit fue galardonado por la épica y expresionista fotografía de There Will Be Blood. Los magos detrás de los efectos especiales de la fantasía The Golden Gompass, sorprendentemente, derrotaron a la "favorita'' Transformers. The Bourne Ultimatum ganó dos premios por su sonido y el del Mejor Montaje.

En la siempre interesante contienda internacional a la Mejor Película en Lengua Extranjera, la actriz española Penélope Cruz nos sorprendio cuando anuncio que Die Falscher (The Counterfeiters), de Austria, venció a la polaca, Katyn, de Andrzej Wajda. Tom Hanks le presentó el Oscar a los realizadores del polémico Taxi to the Dark Side, seleccionado Mejor Documental de Largometraje.

Uno de los momentos clásicos de los Oscar es la secuencia en que recuerdan a los actores y cineastas que fallecieron durante el pasado año. Los imborrables rostros y logros de Deborah Kerr, Jean-Pierre Cassel, Michelangelo Antonioni, Ingmar Bergman, entre otros, tocaron el corazón de nuestras memorias, pero quizás al que más sentimos fue al joven australiano Heath Ledger, que hace apenas dos años recibió su primera y única nominación al Oscar al Mejor Actor por Brokeback Mountain.

Un blockbuster que indiscutiblemente no podía perder era el dibujo animado de largometraje Ratatouille, de los estudios Disney/Pixar, sobre las aventuras parisinas del roedor cocinero Remy. En su breve discurso, el productor del filme, Brad Bird, reconoció a los "soñadores'' que apoyoran su creación de "un ratón que sueña''.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios