Gente

Carla Bruni en Río de Janeiro

En Brasil, donde las telenovelas son seguidas con pasión, Carla Bruni, ex modelo, cantante y esposa del presidente francés Nicolás Sarkozy tiene todo para seducir: la belleza, el talento y el poder.

Pero en ocasión de la visita de dos días a Río de Janeiro de su esposo, la primera dama de Francia planeaba mostrar una imagen más social y caritativa, antes de festejar el encuentro con su familia brasileña.

Mientras el presidente francés mantendrá reuniones y entrevistas con funcionarios del gobierno, su esposa conocerá la situación difícil de millones de brasileños, sobre todo de las mujeres, pero también podrá apreciar el esfuerzo que hacen por mejorar su condición.

Según su agenda, Bruni planea visitar este lunes un hospital del centro de Río que tiene un banco de leche materna, una inciativa realizada en conjunto con el Instituto Pasteur y que tiene como objetivo alimentar a los recién nacidos desnutridos y evitar el contagio del virus del sida de la madre al niño.

En unos 200 centros de este banco, 115,000 mujeres donan su leche, que se distribuye a 140,000 bebés desnutridos, explicó el doctor Joao Aprigio, responsable de la red iberoamericana del banco de leche.

El médico saludó la visita de Bruni, que "nos dará una gran notoriedad'', dijo.

Fiel a su compromiso de poner su notoriedad al servicio de las causas humanitarias, Carla Bruni-Sarkozy se convirtió el 1 de diciembre en "embajadora mundial para la protección de las madres y niños contra el sida'' del Fondo mundial de lucha contra el sida, la tuberculosis y el paludismo.

El martes por la mañana, la esposa del presidente francés tiene previsto visitar la favela Pavao-Pavaozinho, en las colinas de Copacabana, donde se desarrolla el programa "CrianÇa EsperanÇa'', una iniciativa modelo que intenta sacar de la miseria a los niños pobres.

La ex modelo retomará las pasarelas, pero sin desfilar. Bruni se conformará con asistir al desfile de "Moda Fusion'', una asociación franco-brasileña que trabaja sobre la moda ética y es un ejemplo de la creatividad de las mujeres de las favelas.

"El apoyo de Carla Bruni y del gobierno francés dará más importancia al trabajo que hacemos en las favelas y al comercio justo'', declaró a la AFP una de los responsables, que no quiso ser indentificada.

Algunos medios piensan que esta visita en la víspera de Noche Buena se debe sobre todo al festejo del cumpleaños de Bruni, que cumple 41 años el martes, y a encontrar a su padre biológico, Maurizio Remmert, un hombre de negocios que vive en Sao Paulo.

Carla Bruni descubrió en 1996 la existencia de su padre biológico, quien afirmó en una de sus poco frecuentes entrevistas, que, a pesar de esta larga ausencia, su relación era "muy buena''.

Luego de la visita oficial, la pareja Sarkozy se quedaría una semana en Brasil de vacaciones, hasta el 29 de diciembre, con la familia de Bruni, en un lugar que se mantiene en secreto.

  Comentarios