Gente

Paul Rudd, amor con sabor de humor

Paul Rudd
Paul Rudd

Durante la depresión económica de los años 30 del pasado siglo se realizaron muchas películas para sacar al público de su depresión emocional y crear un espíritu de hermandad.

Un tipo de filme resultó muy popular, tanto en dramas como en comedias, aventuras y hasta thrillers de gángsteres, por igual: lo que hoy se conoce como el buddy film, filmes sobre la amistad entre hombres.

I Love You, Man, protagonizada por Paul Rudd y Jason Segel, cae dentro de esa categoría. Una comedia extremadamente ligera y divertida, distribuida por DreamWorks SKG, se colocó en el segundo lugar entre las más lucrativas de la nación el pasado fin de semana, con una recaudación de más de $17 millones, una cifra sustancial para este tipo de fábula. Rudd, conocido por comedias como The 40 Year Old Virgin (2005) y Knocked Up (2007), y el director del filme, John Hamburg (Along Came Polly, 2004), estuvieron en Miami recientemente para promoverla. En una de las exhibiciones locales ante un público multicultural y en su mayoría, jóvenes, se escuchaban las risas continuas y simultáneas, lo que indicaba que muy posiblemente I Love You, Man pegaría entre un público diverso y juvenil, el mercado más codiciado por la industria cinematográfica comercial.

Ni Rudd, ni Hamburg podían predecir que su filme iba ser un éxito taquillero cuando hablaron con El Nuevo Herald en Mr. Moe's, en Coconut Grove. Hamburg estaba maravillado con la experiencia de haber visto el filme con público la noche anterior, en tanto que lo que le había sorprendido a Rudd fue la ''abundancia de risas'' constantes.

''Y que la gente respondía a lo que estaba ocurriendo en la trama'', subrayó Rudd.

Típicamente, en las comedias ''románticas'' --y ésta también tiene su ``romance''-- la trama se enfoca en la muchacha y el muchacho principales. En I Love You, Man, la trama se enfoca en dos muchachos que se conocen de casualidad, cuando a uno de ellos (Rudd), en la víspera de su boda, su novia y amigas le hacen ver que necesita un verdadero amigo masculino. Esa situación rompe casi todos los moldes de lo que una comedia comercial hollywoodense debe contener hoy día.

Lo que también funciona muy bien es el hecho de que Hamburg sabe dónde colocar la cámara, algo que suele pasarse por alto y el resultado en demasiadas comedias es una mediocridad visual. En términos ''plásticos'', la cinta está sumamente bien filmada, pero un elemento muy humano es el que sobresale: la contagiosa química --ese ingrediente vital-- entre Rudd y Segel, que nos recuerdan a Jack Lemmon y Walter Matthau en The Odd Couple (1968). Los diálogos entre ambos son tan naturales que dan la impresión de ser improvisados.

Para Rudd, quien nació el 6 de abril de 1969 en Pa-ssaic, Nueva Jersey, otro elemento clave fue ''la confianza'' que tenía en el director, por el apoyo y la libertad creativa que les ofreció al elenco dentro de un marco en que todo estaba tan ''claramente'' dibujado.

El actor, cuyo estilo también nos recuerda a los británicos Cary Grant y Hugh Grant en sus mejores momentos humorísticos, contó una anécdota sobre la circunstancia y la persona que ''probablemente'' lo motivaron a que decidiera dedicar su vida a una carrera que lo ha convertido en uno de los astros más hot en Hollywood: el nacimiento de su hermana menor.

''Tenía dos años y medio cuando ella nació y entonces'', dice jocosamente, como si estuviera en una escena de I Love You, Man, ''me di cuenta de que ya no estaba recibiendo toda la atención'', en la familia.

En I Love You, Man, Rudd es el foco de la atención del público de esta hilarante y a veces muy adulta comedia, de la ternura de su simpática novia y del ''primer mejor amigo'', y del triunfo total de este pequeño clásico espontáneo e instantáneo. 

ccotayo@herald.com

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios